4 beneficios del uso de productos de lactancia en los primeros meses

Uno de los puntos clave cuando nos convertimos en padres es la alimentación del recién nacido. Los alimentos que se proporcionan a los más pequeños determinan ciertos aspectos relacionados con su desarrollo, con sus defensas y su bienestar en general. La mayoría de las madres optan por la lactancia materna, por los beneficios que este tipo de alimento aporta, pero en algunas ocasiones este tipo de alimentación no es la opción más viable. Por ejemplo, existen bebés que no tienen fuerza para succionar y por ello no llegan nunca a engancharse al pecho de forma adecuada para conseguir el alimento que necesitan llegando incluso a perder peso. En ocasiones, la lactancia materna no es una opción porque las madres toman algún tipo de medicación que prohíbe esta práctica. En estos casos, los productos de lactancia artificial son una opción inmejorable para saber que el pequeño recibirá el alimento que necesita para su desarrollo. Muchos son los beneficios que este tipo de productos de lactancia proporcionan, algunos de los cuales son:

La lactancia artificial proporciona a la madre una mayor libertad con respecto a las necesidades del bebé. Cuando se decide a alimentar al recién nacido con este tipo de productos, cualquier persona que este al cuidado del bebé podrá proporcionarle el alimento que necesita llegado el momento. De esta forma se hace más participe al padre en el cuidado del recién nacido.
La leche artificial se digiere de forma más lenta que la leche materna por lo que el bebé tendrá una sensación de saciedad durante más tiempo permitiendo espaciar en el tiempo las tomas requeridas a lo largo del día o la noche. Esta ventaja resulta muy interesante para las noches, ya que permite que los padres puedan disfrutar de más horas de descanso.
La leche artificial se elabora con las condiciones óptimas de esterilidad y posee los nutrientes que los recién nacidos necesitan para su desarrollo. Es un producto controlado. En el caso de alimentar al recién nacido con leche materna no se conoce si existe algún nutriente que no se encuentre en la cantidad apropiada para él.
La lactancia artificial permite conocer exactamente la cantidad de alimento que ha ingerido el bebé aspecto que permite tener un control exhaustivo de la alimentación del mismo.

Los productos de lactancia artificial son una opción muy interesante para todos los casos en los que la lactancia materna no es posible, aportando la tranquilidad de que el recién nacido recibe los nutrientes que necesita para poder desarrollarse adecuadamente y permitiendo que tanto la madre como el padre sean totalmente participes de un punto tan importante en la vida de su hijo como es su alimentación.