Aprender a caminar ¿Cuándo empezar?

Aprender a caminar ¿Cuándo se debe empezar?

Aprender a caminar no es una tarea sencilla, aprender a caminarnuestro hijo tendrá que alcanzar un desarrollo físico y psicológico determinado para realizar el esfuerzo necesario. Este desarrollo se logra entre los 12 y los 15 meses, momento en el que habitualmente se inicia la marcha. No obstante hay niños que inician esta aventura antes, en torno a los 10 meses. Y otros lo hacen después, hasta los 18 meses es normal. Si observamos que nuestro pequeño cumple 24 meses y aún no ha iniciado este proceso, debemos consultar con el pediatra para descartar cualquier tipo de anomalía. No obstante, no debemos forzar su inicio, será nuestro hijo quien decida cuándo empezar. La clave para aprender a caminar se encuentra en el refuerzo y la motivación, pero no en forzar esta acción, ya que si nuestro pequeño aún no ha alcanzado la madurez física y psicológica necesaria, forzar la situación puede tener consecuencias negativas. Si observas que tu hijo se levante por si solo y con apoyo e inicia sus primeros pasos ayudándose mediante el agarre a algún mueble o asidero, significará que ha alcanzado la madurez física y la confianza y seguridad necesaria para iniciar este aprendizaje.

Aprender a caminar no es una tarea sencilla y está condicionado por su desarrollo físico y psicológico

aprender a caminarAprender a caminar requiere un sobre esfuerzo para los niños y se encuentra determinado por sus condiciones físicas y psicológicas. Aprender a caminar obliga a nuestro hijo a mantenerse erecto y a trabajar su equilibrio, por lo que es necesario alcanzar una madurez física concreta. Por otro lado, el proceso de aprender a caminar se encuentra asociado a un desarrollo psicológico importante vinculado al deseo de autonomía y confianza en sí mismo. De pronto, observará que en su bebé se despierta la necesidad de explorar el mundo que lo rodea y tratará de acercarse y tocar todo aquello que forma parte de ese entorno, la forma de aproximarse a esos objetos se encontrará condicionada por este desarrollo madurativo. En esta etapa es necesario que prestemos especial atención a los objetos y espacios que puedan resultar peligrosos en las estancias en las que se desenvuelve el pequeño. Adaptando las habitaciones a esta nueva situación.

Elementos que influyen en el proceso de aprender a caminar

No todos los niños inician el proceso de aprender a caminar al mismo tiempo. Sobre este hecho influyen distintos factores. Por un lado se encuentran las condiciones propias del niño y por otro, variables externas del entorno que les rodea y que influyen en el desarrollo de este proceso.

Hay niños que presentan unas condiciones físicas muy favorables para aprender a caminar, ya que presentan unas características físicas que resultan más favorables para aquellas acciones que precisan destreza motórica. De la misma forma, hay niños a los que les resulta más difícil iniciar este aprendizaje, por ejemplo aquellos niños que tienen mayor peso, pues para ellos es más complicado mantenerse erguido y alcanzar el equilibrio necesario para empezar a caminar.

Por otro lado, hay elementos ajenos al niño que afectan sobre aprender a caminareste aprendizaje. El ambiente en el que se encuentra el bebé es uno de ellos. Nuestro hijo puede estar creciendo en un ambiente que estimule este aprendizaje o por el contrario, encontrarse en un entorno que lo obstaculiza. El hecho de tener hermanos mayores también es un estímulo importante. Y sobre todo la actitud de los padres ante este proceso. Si su hijo percibe miedo por su parte cuando inicia este proceso se retraerá y tardará en alcanzar nuevos logros, en cambio si usted se muestra contento, y le felicita y anima a continuar, su hijo avanzará en esta tarea. La clave la encontramos en reforzar sin forzar, creando un ambiente sin peligros y con elementos que motiven su autonomía y aprendizaje.