Aspirador nasal bebé: Accesorio indispensable para los bebés

La mucosidad nasal es un problema habitual en los bebés y como todavía no saben sonarse puede convertirse en un problema también para los padres.

Aspirador nasal bebe

aspirador nasal bebeEl aspirador nasal de bebé es un sistema eficaz para acabar con la congestión nasal y facilitar el descanso y el bienestar de tu pequeño. Utilizándolo antes de la comida y antes de la hora de dormir liberarás a tu bebé de las incómodas secreciones de la nariz.

La importancia de unas fosas nasales limpias

Muchos padres, especialmente los primerizos, se agobian con los mocos de su bebé. En principio, esas secreciones acuosas son totalmente normales: los mocos son una barrera de defensa natural de las vías respiratorias.

Cuando un cuerpo extraño entra en las fosas nasales, las paredes de éstas segregan una sustancia viscosa que lo atrapan para expulsarlo fuera del cuerpo. Sin embargo, y a pesar de tratarse de un sistema defensivo, hay que mantener la mucosidad en su justa medida, ya que un exceso de mocos provoca también efectos no deseados como la obstrucción de las fosas nasales.

La limpieza nasal es muy importante durante los primeros años de vida del bebé. Primero la llevarán a cabo los padres y progresivamente se les irá enseñando a los pequeños a mantener su nariz limpia.

¿Cómo funciona un aspirador nasal bebe?

El aspirador nasal de bebé es un utensilio que, de manera manual o eléctrica, extrae los mocos de la nariz. Antes de utilizarlo es importante tener en cuenta cómo es la mucosidad de tu bebé en ese momento. Si se trata de secreciones líquidas puedes utilizar el aspirador directamente. En el caso de que el moco sea muy espeso es mejor reblandecerlo antes con unas gotas de solución fisiológica.

A continuación, te explicamos los pasos para utilizar un aspirador nasal manual:

1. Recuesta a tu bebé en el regazo y mirando hacia ti mientras preparas los utensilios. Es importante que le transmitas tranquilidad, porque por lo general a ningún bebé le gusta este proceso.

2. Extrae el aire del interior del aspirador nasal apretando la perita o succionando a través del tubo y apretando la goma que mantiene el vacío.

3. Coloca el extremo del utensilio en la fosa nasal de tu bebé asegurándote de que el orificio queda bien sellado.

4. Suelta poco a poco la goma para que comience a aspirar la mucosidad. Hazlo muy lentamente y procurando que tu bebé se mantenga tranquilo.

5. Retira la mucosidad absorbida por el aspirador apretando nuevamente la goma y lava bien todos los accesorios que componen el sistema con agua tibia y jabón.

En el caso de un aspirador nasal eléctrico, únicamente se debe introducir la boquilla del aspirador con cuidado en la nariz del pequeño, y el aparato realizará su trabajo.