Bebés al sol: protecciones y consejos

bebes al solAtención con los bebés al sol. ¿El sol es beneficioso o perjudicial?

Todos sabemos que el sol nos ayuda a fabricar vitamina D y que ésta es fundamental para el buen desarrollo de los niños ya que les ayuda a fijar el calcio en sus huesos. Por ello, un paseo diario en los días soleados es beneficioso para la salud de nuestro pequeño, pero hay que ser muy cuidadoso y nunca dejar expuesto a nuestros bebés al sol. Una exposición indirecta, en un paseo en su carrito durante 20 minutos diarios es suficiente para conseguir este beneficio.

La exposición de los bebés al sol resulta perjudicial si no se toman las precauciones necesarias. La piel de los bebés es muy delicada y el sol puede provocar irritaciones y graves quemaduras.  Los especialistas advierten del daño que el sol puede ejercer sobre los niños y, especialmente, sobre los menores de seis meses. Parece que cada día estamos más concienciados de proteger a nuestros hijos de las exposiciones solares utilizando gorras y protectores solares, pero los pediatras insisten en que, ni siquiera con protecciones , deben estar expuestos los bebés al sol  y especialmente, los menores de seis meses.

Toda protección es poca para pasear con bebés al sol

La piel de los bebés tiene unas características especiales que la hacen más sensible y vulnerable ante las radiaciones solares. La piel de un recién nacido es mucho más fina que la de un adulto, aproximadamente entre un cuarenta y un sesenta por ciento más fina, por eso la exposición directa de los bebés al sol no ha de producirse bajo ningún concepto. Los beneficios del sol son muchos y variados, ayuda a sintetizar la vitamina D, refuerza la piel de las agresiones externas, mejora las afecciones como la dermatitis atópica o los eccemas y estimula la producción de melatonina y serotonina, ambas, hormonas que nos hacen sentir bien, por lo tanto, mejora nuestro estado de ánimo. Pero, para aprovechar los beneficios que el sol nos ofrece y evitar sus daños, debemos llevar a cabo determinados cuidados, especialmente si se trata de bebés o niños pequeños.

Recomendaciones útiles  para estar al aire libre con bebés al sol

A continuación, te ofrecemos unos consejos que pueden resultarte útiles durante los días soleados, con la finalidad de aprovechar los beneficios del sol y evitar sus daños en una jornada con bebés al sol.

  • Es conveniente pasear a los bebés en los días soleados pero no hacerlo en las horas centrales del día, en concreto, entre las once y las tres de la tarde, ya que a estas horas la intensidad de las radiaciones solares es más alta.
  • Utilizar ropa fresca y traspirable, tratando de cubrir la mayor parte de su cuerpo sin proporcionarle calor. Muy importante cubrir su cabeza con algún gorrito.
  • Hacer uso de sombrillas o parasoles en su cochecito o silla de paseo. Hoy en día se comercializan sombrillas que obstaculizan los rayos UVA. No obstante, procura siempre mantener el cochecito en un lugar sombreado, bajo un árbol o un techado. Y no te confíes en los días nublados, las radiaciones ultravioletas pueden atravesar las nubes.
  • Utiliza cremas protectoras con factor de 30 o superior en aquellas zonas que no queden cubiertas por la ropa: manos, cara, orejas…..y consulta con tu pediatra cual es la crema que debes utilizar según la edad de tu bebé.
  • Con el calor ofrece a tu bebé el pecho u otros líquidos de forma constante. La deshidratación de los pequeños es un riesgo habitual en los días soleados, ya que aún no pueden expresar sus necesidades. Y trata de refrescarlo si hace mucho calor, especialmente su cabeza, nuca y pies.
  • Y siempre utiliza parasoles en las ventanas de tu automóvil.