Perder peso después del parto

¿Cómo recuperar tu peso después del parto?

Quieres perder peso después del parto.Tu cuerpo ha cambiado con el embarazo. Tu vientre, tus caderas, así como tus pechos han cambiado tu silueta. Y tras el parto, tu aspecto sigue siendo distinto al que tenías antes de tu embarazo. No te impacientes, tu cuerpo necesita un tiempo prudencial para recuperar tu aspecto, así como algo de ejercicio y una dieta sana.peso después del parto

Algunas mujeres se sienten más bellas con estas señales de maternidad, otras, en cambio, no se reconocen y desean recuperar su aspecto anterior. A estos cambios se suma el incremento de peso ganado a lo largo del embarazo. Pero puedes recuperar la línea y sentirte cómoda con tu cuerpo sin hacer dietas que puedan poner en peligro tu salud. Solo precisas un programa saludable para ponerte en forma, ser constante y paciente, no tener prisa y no olvidar tus limitaciones físicas, acabas de parir y ahora precisas descanso y nutrientes que te ayuden a reponerte.

Adelgaza de forma inteligente y recupera tu peso después del parto

Durante nueve meses has ido engordando, así que no puedes pretender perder los kilos que tienes de más en dos días. Al menos, necesitarás el mismo tiempo para ganarlos, que para perderlos.  Si no has engordado demasiado peso durante la gestación, no te resultará difícil recuperar tu peso después del parto. Debes saber que después del parto se pierden, aproximadamente, 6 kilos y durante los primeros días de la maternidad eliminarás bastantes líquidos, lo que reducirá también tu peso después del parto. Además, según vaya disminuyendo tu útero irás bajando de peso, llegando a perder entre 2 y 3 kilos más. A partir de este momento, el sobre peso existente deberás perderlo con una alimentación variada y equilibrada, sin realizar una ingesta excesiva de calorías y verás que, poco a poco, recuperarás tu peso habitual.peso despues del parto

No te sientas agobiada e inicies ninguna dieta de adelgazamiento, a no ser que tu médico así te lo aconseje. Piensa que tu cuerpo necesita energía para afrontar las exigencias de la  nueva maternidad, y más aún, si has decidido dar el pecho a tu pequeño. En este caso, has de ser consciente que, en ocasiones, la estimulación hormonal asociada a la lactancia favorece la conservación de reservas de grasa, lo que ralentiza la pérdida de peso. Aunque también es posible que la energía que requiere la lactancia favorezca la pérdida de peso de forma progresiva. En cualquier caso, adelgazar lentamente, realizando una ingesta de alimentos variados y equilibrados, en las cantidades necesarias es lo más saludable e inteligente. Para ello, puedes consultar a tu matrona e incluir en tu cocina una báscula de alimentos.

Ocho normas básicas para recuperar tu peso después del parto

A continuación, te ofrecemos ocho pautas que te ayudarán a recuperar tu peso después del parto, sin realizar dietas que pueden perjudicar tu salud.

  1. Realiza cinco comidas al día y procura no saltarte ninguna: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.
  2. Establece las horas en las que realizarás cada una de las ingestas, para ello es aconsejable tener en cuenta tu ritmo de vida. De esta manera, sentirás menos tentaciones de picar entre horas.
  3. En tu frigorífico nunca deben faltar hortalizas,verduras, frutas frescas y alimentos ricos en fibra para saciar tu apetito.peso después del parto
  4. Lleva a cabo una alimentación variada, come de todo: carne, pescado, huevos, productos lácteos, verduras, frutas, cereales, féculas….igual que hacías durante el embarazo.
  5. Procura preparar los alimentos a la plancha o al vapor. Evita los fritos y rebozados. Y no abuses de las salsas, éstas no te aportan nutrientes esenciales y por el contrario te proporcionan un aporte de calorías excesivo.
  6. Puedes consumir productos lácteos descremados (yogures, leche semidescremada y quesos).
  7. Bebe mucha agua
  8. Realiza ejercicio a diario, pero siempre respetando tus limitaciones físicas. Caminar es una buena práctica que puedes incluir en tu rutina diaria, una vez hayan transcurrido las primeras semanas después del parto, ya que durante estos días deberás guardar reposo y descansar.