Cómo prevenir los celos

Prevenir los celos es importante por el bienestar de nuestros hijos

Prevenir los celos es una tarea principal de los prevenir los celospadres.
La existencia de celos de forma circunstancial y pasajera es normal y se produce con frecuencia ante la llegada de un hermanito o ante un amigo u otras situaciones que son percibidas por nuestros hijos como actuaciones diferenciadas de los padres u otros adultos hacia los hijos u otros niños con los que convive, debido a sus distintas características o, simplemente, por el nivel de sensibilidad de nuestros hijos. Pero sea cual se la causa, los padres debemos prevenir los celos de nuestros pequeños porque éstos no solo influirán sobre la convivencia en la vida familiar y social, si no que afectaran negativamente sobre su desarrollo emocional y sobre la formación de su personalidad, pudiendo derivar en inseguridad para el niño, en actitudes de agresividad incontrolada e incluso en desajustes en las relaciones interpersonales que afectaran negativamente en su desarrollo.

Cómo prevenir los celos. 6 prácticos consejos

prevenir los celosLos celos son un estado afectivo que se caracteriza por el miedo a perder o ver reducido el amor y la atención de los padres u otros adultos con los que se relaciona. Con frecuencia este estado viene acompañado de sentimientos de envidia o resentimientos hacia el hermanito o la persona que se percibe como rival. Los padres no debemos castigar o reprender al pequeño que está experimentando estos sentimientos. Nuestra tarea es preparar a nuestro hijo y para ello no hay nada mejor que prevenir los celos antes de que aparezcan. La clave está en reforzar la personalidad de nuestro hijo, trabajando distintos aspectos que refuercen su autonomía e independencia, trabajando la confianza en si mismo y en nosotros como padres, haciéndoles sentir queridos y protegidos pero con limitaciones.

A continuación, os proponemos 6 consejos que os pueden ayudar a prevenir los celos de nuestros hijos, trabajando la confianza en si mismo. 

1.- Los padres deben estar preparados para que aparezcan los celos en cualquier momento. Si se trata de la llegada de un hermanito o diferencias entre ellos, bien por edad o por sexo, debemos recordar que se trata de un proceso normal y evolutivo, por el que deben pasar todos los niños. Por ello lo debemos tomar con normalidad y no hacer un drama de ello. Recuerda que los miedos se transmiten y si vivimos estas situaciones con temor, estaremos proporcionando a nuestros hijos un modelo incorrecto de cómo superar estas situaciones.

2.- Establecer un apego seguro con nuestros hijos. prevenir los celos
Por ejemplo provocar experiencias de separación/encuentro para que el niño sea consciente de que sus padres siempre vuelven con él. Alternar actividades entre el padre y la madre a realizar con el pequeño. Reforzando la separación y el encuentro con los dos miembros de la pareja de forma indistinta. Esta práctica es muy conveniente cuando hay un embarazo.

3.- Tratar de mantener nuestra atención y preocupación hacia nuestro hijo de forma comedida. Tanto una falta de atención como una dedicación y preocupación exacerbada puede resultar contraproducente. Por ejemplo atiéndelo cuando el lo pida, pero no acudas inmediatamente ante las primeras llamadas.

4.- No sobreproteger al niño. Da a tu hijo la oportunidad de enfrentarse a distintas situaciones, e incluso, anímale a hacerlo. Con ello ganará seguridad y autonomía que reforzará su personalidad.

5.- Premiar sus logros con palabras de aliento, felicitándolo por los logros alcanzados.

6.- Parcela el tiempo que dedicas a tu hijo y entrégale toda tu atención y cuidado en esos momentos. Tus hijos no deben absorber todo tu tiempo y espacio, pero si debes dedicar un tiempo solo para ellos. Recuerda que a los hijos no hay que darles el 100% de nuestro tiempo pero el tiempo que les dediquemos ha de ser de 100% de calidad.

prevenir los celos

La puesta en práctica de estos consejos fomentará la confianza de tu hijo en si mismo, su autonomía y desarrollo personal acorde a su edad. Lo que le ayudará a gestionar con normalidad aquellas situaciones que pueden desencadenar un estado de celos, favoreciendo su superación sin grandes complicaciones.