Pescado: cuándo y cómo introducirlo

El pescado un alimento necesario en la dieta de tu bebé

pescadoEl pescado es un alimento básico en una dieta saludable, pero se trata de un alimento considerado alergénico. Por ello, su introducción en la dieta infantil ha de realizarse de forma controlada. Se trata de un alimento que nos aporta un alto valor nutritivo, es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, así como de minerales: calcio, yodo y selenio, y de vitaminas, principalmente A y D. Su ingesta es altamente beneficiosa para el buen desarrollo del niño.  Además, previene de enfermedades cardiovasculares y favorece el desarrollo del sistema nervioso y de las defensas inmunitarias.

Ahora bien, es aconsejable introducirlo en la dieta a una edad más tardía que la de otros alimentos: carnes de pavo, pollo o ternera, ya que se ha observado que una introducción temprana puede generar intolerancias, e incluso reacciones alérgicas.

Cuándo introducir el pescado en la dieta de tu hijo

Las recomendaciones sobre la mejor edad para introducir el pescado en la dieta infantil varían de una fuente a otra. La Asociación Española de Pediatría (AEP) aconseja introducir este alimento en la dieta del bebé a partir de los nueve meses, iniciando su consumo con el pescado blanco e incorporando posteriormente el azul, hacia los 18 meses. En cambio, otras asociaciones como la Asociación Americana de Pediatría aconsejan introducir este alimento a partir de los 3 años, al igual que otros alimentos parcialmente alergénicos. No obstante, si tu hijo tiene antecedentes de alergia a éste u otros alimentos, debes consultar con su pediatra antes de incluirlo en su dieta. En estos casos, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomiendan no iniciar su ingesta hasta los 3 años de edad.

Cómo introducir el pescado en la dieta de tu bebé

Se recomienda hacer una inclusión gradual, iniciando su ingesta con pequeñas raciones.La AEP recomienda comenzar su consumo con pescado blanco, ya que tiene menos grasas (menos de un 1%), y hacerlo a partir de los 9 meses. Lo puedes incluir en su puré de verduras alternándolo con otras fuentes de proteínas como la carne de pollo, pavo, ternera o cordero. Entre los pescados blancos o magros se encuentra: el lenguado, el gallo, el fletán, la pescadilla, el bacalao y la merluza. No obstante,se aconseja empezar por aquellos tipos que resultan menos alergénicos, como el lenguado u otros peces planos, dejando para el final el bacalao o la merluza, por ser estos los que más alergias provocan.pescado

Posteriormente, podrás iniciar la ingesta del pescado semigraso (entre un 2 y un 7% de grasa) y el graso o azul (más de un 7%). Su introducción se recomienda a partir de los 18 meses de edad. Entre el pescado semigraso se encuentra: la palometa, el salmonete, la trucha o el besugo y entre el pescado azúl: la sardina, el boquerón, el arenque, la caballa o el atún.

Asimismo, es aconsejable iniciar el consumo de pescado con peces de menor tamaño, como recomienda la AEP, porque estos peces son los que menos metilmercurio acumulan en su cuerpo. De hecho, la Asociación de Pediatría Española aconseja evitar su consumo antes de los 3 años y limitar su ingesta a 50gr semanales a partir de esta edad. Nos referimos a peces como: el pez espada, el atún rojo o el lucio. Por esta misma razón, y una vez hayamos iniciado la introducción del pescado semigraso o graso en la dieta de nuestro hijo, es muy recomendable incluir la ingesta de peces como el salmón, la sardina o la trucha, ya que son peces ricos en ácidos grasos poliinsaturados, que acumulan bajos niveles de metilmercurio.