Contracciones de parto. Las primeras señales

Contracciones de parto.Primeras señales que indican la llegada del bebé

¿Qué son la contracciones de parto?, ¿cuándo llegarán?, ¿sabré distinguir este tipo de contracciones?. Estas y otras preguntas similares aparecen en el último tramo del embarazo. Los últimos días se hacen largos esperando este momento y, probablemente, comiences a impacientarte. Una de las dudas que te abordarán,  sobre todo si eres madre primeriza, es si percibirás las contracciones de parto, esas primeras señales que indican que ha llegado el momento tan deseado, el nacimiento de tu bebé. Pero no debes preocuparte por esto, cuando se manifiesten, las reconocerás con claridad: contracciones intensas y regulares, rotura del saco amniótico o ambas cosas a la vez.  Estas son las señales que anuncian que ha llegado el día D. contracciones de parto

Las primeras contracciones de parto: fugaces pero perceptibles

Las contracciones iniciales suelen aparecer de forma fugaz, es decir, comenzarán a aparecer unos ligeros tirones. Muchas mujeres los describen como  los dolores que sienten en su vientre con la menstruación o incluso con un cólico. Otras, en cambio, perciben estos dolores localizados en la zona lumbar, lo que puede resultar engañoso. En ambos casos, se trata de las contracciones que preceden al parto y son diferentes a las que has sentido durante el embarazo. Son contracciones regulares y, normalmente, dolorosas y según avanza el tiempo serán más frecuentes y se prolongará su duración. Cuando sientas la contracción coloca tus manos en tu vientre y notarás como tu útero se endurece y, después, cuando ésta termina, volverá a quedarse blando. Las contracciones de parto son espontáneas, se manifiestan  de forma automática, no podrás controlarlas.

El parto se habrá iniciado cuando las contracciones de parto empiezan a aparecer en intervalos regulares, cada vez en menor espacio de tiempo y con mayor intensidad. No obstante, si no has roto aguas,debes tratar de relajarte antes de acudir a la maternidad. Es el momento de poner en práctica las respiraciones que aprendiste durante las sesiones de preparación al parto, escuchar música que te relaje y te haga feliz. Algunas matronas aconsejan registrar en un papel cada cuánto tiempo aparece una de estas contracciones y cuánto dura la misma. Pero para ello, es preciso que te relajes y así puedas percibirlas con claridad. También puedes repasar que no falta nada en tu equipaje y en la bolsa del bebé.

Acude a la maternidad cuando las contracciones de parto se aceleren y regularicen en breves periodos

contracciones de partoCuando se aproxima el momento las contracciones de parto se intensifican, son más largas y la aparición entre una y otra se hace cada vez más corta. Hasta que no llegue este momento es aconsejable esperar y no acudir al centro hospitalario o maternidad, siempre y cuando no hayas roto aguas. En general, y sobre todo cuando se trata del primer hijo, se recomienda esperar a que este tipo de contracciones se sucedan cada cinco minutos durante un periodo aproximado de dos horas. Ahora bien, este plazo es solo indicativo. Tu historial ginecológico influirá en esta espera. Así que, consulta a tu ginecólogo cómo proceder cuando llegue el momento. Aprovecha  las visitas previas al día del parto para realizar esta consulta. Además, si no es tu primer hijo, el tiempo de espera para acudir al centro hospitalario ha de ser menor, ya que, normalmente, todo sucede más rápido. Has de tener en cuenta cómo fue tu parto anterior. Si tuviste un parto rápido, no demores la salida. También, independientemente de si es tu primer hijo o sucesivos, has de considerar la distancia existente entre tu domicilio y la maternidad. Ten en cuenta lo que puede durar el trayecto y valora la posibilidad de que existan atascos o retenciones. Y sobre todo, trata de estar tranquila, todo va a salir bien y pronto verás la carita de tu bebé