Diástasis o distensión abdominal en el embarazo

Diástasis durante el embarazo y después del parto ¿Qué es?

diástasis La diástasis o distensión abdominal es habitual en las mujeres embarazadas y especialmente, después del parto, siendo sus síntomas más acusados en embarazos múltiples. La diástasis abdominal consiste en la separación de los músculos abdominales denominados “rectos”. Estos se localizan entre más o menos la zona del pubis hasta la parte inferior de nuestra caja torácica. Esta distensión se agudiza a partir del tercer trimestre ya que el útero multiplica su tamaño y comienza a hacerse sitio por detrás de nuestra musculatura, aumentando la separación de los músculos abdominales. El rasgo más visible es la aparición de un voluminoso vientre con una marcada línea alba. Además, la disfunción de la musculatura abdominal genera otros síntomas como: dolores lumbares, problemas digestivos, aumento del estreñimiento y debilidad en el suelo pelvico que pueden perdurar en el tiempo y agravarse tras el parto.

¿Cómo evitar la diástasis durante la gestación y tras el alumbramiento?

Una de las preguntas más frecuentes son: ¿Cómo evitar la diástasis durante el embarazo? o ¿Cómo lograr la recuperación del correcto funcionamiento de la musculatura abdominal tras el parto?

diástasis Los especialistas afirman la diástasis puede evitarse en cierta medida durante el embarazo y tras el parto. El Colegio Profesional de Fisioterapéutas de la Comunidad de Madrid aseguran que trabajando la zona durante el embarazo y después del parto podemos corregir o mitigar la distensión muscular originada en el embarazo. El consejo de los especialistas es acudir a un fisioterapéuta con el que realizar un programa de ejercicios que fortalezcan tanto la zona lumbar como el equilibrio entre espalda y abdomen y masajear la zona perineal a partir de la semana 34 de embarazo. Así como, no estar mucho tiempo de pie, no cargar peso y no hacer grandes esfuerzos.También ayuda hacer uso de fajas de contención tras el parto, y utilizar braguitas especiales para embarazadas con sujeción del vientre durante la gestación, además, te harán sentir más cómoda. El momento indicado para comenzar a trabajar la zona abdominal te lo aconsejará tu matrona o tocólogo. Ellos son quienes siguen la evolución de tu embarazo y quienes atenderá tu parto y controles posteriores.

Si sufres diástasis y estás preocupada con esta situación, debes saber que la zona abdominal puede recuperarse tras el parto o años después. Conlleva un trabajo continúo y específico que debe ser controlado por especialistas. No recurras a las conocidas abdominales boca arriba. Este tipo de ejercicios no solo no corrigen la diástasis, si no que por el contrario, pueden agravar los síntomas. Los ejercicios que favorecen la correcta recuperación de la zona abdominal son ejercicios de contracción del abdomen y recolocación, especialmente, de la zona lumbar y deben ser guiados por especialistas.