El chupete: Beneficioso o perjudicial

El chupete. Su uso es beneficioso o perjudicial para el bebé

el chupeteCuando piensan en la imagen de un bebé muchos de ustedes imaginarán un recién nacido con un chupete en su boca. A pesar de ello, durante muchos años el chupete ha sido desaconsejado por los pediatras, por asociarse a múltiples inconvenientes. Principalmente, en el caso de bebés alimentados mediante lactancia materna. En cambio, en la actualidad, las investigaciones más recientes ponen de manifiesto los múltiples beneficios que se asocian a su uso, de ahí que se haya convertido en un producto conveniente e indicado en la primera etapa de vida de los bebés.

El chupete y sus beneficios de uso

el chupeteLos avances tecnológicos y las inversiones realizadas en este ámbito han mejorado la calidad y las características de este producto. El chupete ha evolucionado tanto en formas como en materiales, incrementado la seguridad y fomentando aquellas características que lo han convertido en un producto aconsejado para aumentar el bienestar de nuestros hijos.

Los bebés nacen con el instinto de succionar. La función de este impulso tiene su origen en la satisfacción de necesidades básicas como la alimentación, o la obtención de calma en situaciones irritables o de estrés, o incluso, como la búsqueda del placer y el bienestar. El chupete se convierte así en un instrumento útil y beneficioso en esta tarea. En los últimos años se han observado nuevos beneficios asociados a su uso que inclinan la balanza en un nuevo sentido. Entre estos beneficios cabe destacar, según ponen de manifiesto los últimos estudios realizados, que el chupete reduce la posibilidad de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante, aunque la razón aún no está clara. Podría ser debido a la posición de la lengua al succionar el chupete, ya que esta permanece en la posición delantera de la boca y las vías respiratorias quedan libres, o bien, porque con el uso del chupete la respiración del bebé se vuelve más tranquila y regular.

El chupete y sus inconvenientes

Habitualmente se ha desaconsejado proporcionar el chupete a los bebés que se alimentan con lactancia materna por que su uso podría ejercer una mala influencia sobre la succión del pecho. Actualmente ya no es así. Su uso se aconseja a todos los bebés. No obstante, en el caso de los lactantes de pecho, se recomienda esperar unos días hasta que la succión materna esté bien instaurada, ya que el tipo de succión que debe realizar el bebé es distinta en el pecho y en el chupete. Pero los beneficios derivados de su uso, no asociados a la necesidad de alimentación, lo convierten en un producto de alto valor para todos los bebés.

el chupeteOtro inconveniente asociado a este producto es la posible deformación del paladar. Este perjuicio se solventa con el uso de chupetes de nueva generación y no extendiendo su uso más allá de los dos años. A partir de los 12 meses el chupete ya no es una necesidad básica, a partir de esta edad la succión deja de tener la importancia que tenía durante el primer año de vida. Ya no es su única forma de alimento, ni la única forma de encontrar consuelo y bienestar. Por ello debe ir evitando su uso, reduciendo los tiempos y momentos en los que el chupete debe estar presente. Esta tarea resulta más sencilla al buscar información sobre las formas existentes para abandonar su uso y sustituir este hábito por otras opciones, antes que su paladar y sus dientes se vean afectados.

El chupete y la dependencia emocional asociada a su uso es otro de los inconvenientes más destacados. Durante el primer año de vida la dependencia física y emocional del chupete es habitual en todos los niños que han usado chupete desde su nacimiento. Pero está en su mano que esta dependencia vaya desapareciendo. Si cada vez que su hijo llora le proporciona el chupete para calmarlo, le estará enseñando que esta es la única forma existente para encontrar consuelo. Recuerde que los brazos y los besos son la forma más reconfortante de obtener calma y sosiegoq para un niño. Incluso a veces es conveniente dejarles llorar para que puedan liberar sus emociones y el estrés que han acumulado. No es conveniente que su hijo asocie el chupete como única fuente de consuelo. Debe aprender a utilizar otros medios para obtener tranquilidad y bienestar.

el chupeteDe todo ello se desprende que el uso del chupete no es un inconveniente en si mismo, si no más bien, los perjuicios provienen del uso que hacemos de él. Si opta por ofrecer a su hijo un chupete infórmese y elija el mejor chupete para su hijo. En Bébé Concept encontrará una amplia selección, donde podrá elegir el más adecuado para su pequeño.