El colecho ¿Beneficioso o perjudicial?

El colecho: beneficios y perjuicios 

El colecho o que los bebés duerman con sus padres en la misma cama se ha convertido en una práctica cada día más extendida. No se trata de un hábito moderno o actual. En otras el colechoculturas o en la nuestra propia ha sido habitual que los hijos compartieran cama con sus madres. No siempre se han utilizado cunas o minicunas para que duerman  nuestros pequeños.  No obstante, en los últimos años, esta costumbre ha vuelto a nuestras vidas y con ella han surgido nuevos planteamientos en contra y a favor de esta práctica.

Los defensores del colecho destacan que esta práctica facilita la lactancia materna nocturna y el descanso tanto de la madre como del hijo durante la noche. También resaltan los beneficios afectivos y emocionales que se establecen gracias al contacto entre madre e hijo, estrechando los vínculos materno filiales, que revierten en una mayor seguridad y bienestar físico y emocional para nuestros hijos, lo cual influirá positivamente sobre nuestro pequeño en un futuro. La literatura existente, que defiende esta práctica,  argumenta que los niños que han sido criados con el hábito del colecho son adultos más seguros de sí mismos, con mayor autoestima y autocontrol y con un mayor nivel de optimismo y grado de felicidad.

Pero como todas las prácticas también existe literatura que desaconseja su uso. Los principales motivos son los riesgos de asfixia, aplastamiento y muerte súbita. El Comité de Lactancia Materna de la Academia de Pediatría Americana (AEP) y el Grupo de Trabajo de Muerte Súbita Infantil de la AEP desaconsejan el colecho y advierten que los estudios existentes ponen de manifiesto el colecho es un factor que aumenta el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL). Por su parte,  Unicef en su Guía Compartiendo la cama con tu bebé indica que el lugar más seguro para que duerma y descanse un bebé es una cuna junto a la cama de los padres. A ello se suma aquellos argumentos que señalan el riesgo de aplastamiento o de asfixia que existe para el bebé al dormir junto a sus progenitores. Otros añaden, las consecuencias emocionales negativas que puede tener esta práctica como el aumento de dependencia del pequeño a la madre, tal y como afirma el Dr, Eduard Estivil.

Soluciones prácticas y alternativas del colecho

Los fabricantes de cunas atentos a las nuevas el colechonecesidades y demandas de las mamás y papás que desean satisfacer todas las necesidades de sus hijos, ofrecen una nueva alternativa para practicar el colecho de forma segura. Se trata de una nueva cuna colecho que puede anclarse a un lado de la cama con apertura lateral. Este novedoso producto proporciona  seguridad y confort al bebé, quien dispone de su propio espacio, evitando así los riesgos más peligrosos asociados al colecho: asfixia, aplastamiento y SMSL. Y proporciona a su vez, cercanía y contacto con la madre, facilitando las relaciones afectivas y la alimentación nocturna. Existen distintos fabricantes que ofertan en sus catálogos este tipo de producto como alternativa a la cuna o minicuna tradicional o a la práctica del colecho en la misma cama.