El perineo ¡Aprende a tonificarlo!

El perineo ¿Porqué debes cuidarlo?

El perineo forma el suelo muscular de la pelvis ligamentosa, son los músculos de la vulva y de la vagina que quedan más o menos afectados durante el parto. Estos daños pueden ocasionar problemas en el correcto funcionamiento de la vagina y la vejiga. En concreto, la vagina puede verse afectada a la hora de contraerse durante las relaciones sexuales. Y la vejiga en los movimientos que controlan la abertura y cierre del orificio urinario que pueden ocasionar pequeñas y molestas perdidas de orina.

el perineo-recien-nacidoSi has vivido un parto largo y difícil, tu perineo habrá sufrido más. Probablemente existan cardenales, elongación o desgarros parciales o totales que afecten sobre su función. Pero este tipo de problemas pueden corregirse con ejercicios específicos que tonifican el perineo y lo fortalecen.

Ejercicios para tonificar el perineo

Una vez hayan cesado las hemorragias durante el postparto y haya cicatrizado la episotomía, si es que tuvieron que practicarla y, sobre todo, una vez hayan remitido los dolores que puedas experimentar tras el parto, podrás iniciar ejercicios que te ayuden a tonificar el perineo. Aproximadamente tras tres semanas a partir del parto, aunque estas fechas pueden variar de una mujer a otra.

Para practicar este ejercicio al principio el perineo-mujeres recomendable tumbarse en el suelo, tendida sobre tu espalda. Separa las piernas a la altura de las caderas y mantén las rodillas flexionadas y la planta de los pies apoyadas en el suelo. Una vez adoptes esta postura debes relajar el vientre y los glúteos, y al mismo tiempo, contraer el perineo y el ano, como cuando reprimimos las ganas de orinar.

Realiza este ejercicio tres o cuatro veces al día, llevando a cabo 20 contracciones cada vez, de forma rápida y repetida. Posteriormente, para ir aumentando la tonificación del perineo trata de aumentar el tiempo que dura la contracción. Al menos debes mantenerla durante 5 segundos, dejando intervalos de descanso, algo más prolongado, cada 2 contracciones. Una vez sientas que tienes controlados este tipo de ejercicios puedes empezar a realizarlos de pie, sentada o andando, aumentando así el grado de dificultad.