Estimulación temprana para bebés

¿Qué es la estimulación temprana? ¿Cuáles son sus beneficios?

Estimulación tempranaCuando oímos hablar de estimulación temprana para bebés nos preguntamos qué es y cuáles son sus beneficios. El desarrollo y la evolución de nuestro hijo, tanto a nivel motor, como a nivel psicológico, sensorial y social depende de la cantidad y la calidad de estímulos que reciba desde su nacimiento. Cuando se habla de estimulación temprana no se pretende crear “superniños” sino que se está haciendo referencia a proporcionar al bebé las mejores oportunidades de estimulación para optimizar su desarrollo físico, intelectual y social, de manera que sus capacidades y habilidades le permitan ser mejor de lo que hubieran sido sin un entorno rico en estímulos. Con estos estímulos se desarrollarán de forma óptima distintas áreas neuronales, favoreciendo el establecimiento de conexiones neuronales más rápidas, lo cual beneficiará al pequeño en su aprendizaje presente y futuro.

Estimulación tempranaEntre el nacimiento y el tercer año de vida se localiza el máximo nivel de desarrollo neuronal. A partir de este momento y hasta los seis años de edad, se va reduciendo dicho desarrollo. Llegados a esta edad ya se han alcanzado las interconexiones neuronales que tendrá nuestro cerebro. De ahí, la importancia de llevar a cabo una estimulación temprana desde el nacimiento, con la finalidad de aprovechar la capacidad y plasticidad del cerebro a esta edad. La estimulación temprana permite desarrollar al máximo este gran potencial mediante la presentación cotidiana de estímulos repetitivos a través de actividades lúdicas. En este proceso, los juguetes especializados para bebés, o los libros, según la etapa de crecimiento en la que nos encontremos, son estupendos estímulos o instrumentos de aprendizaje.

5 Aspectos básicos para lograr con éxito la estimulación temprana de nuestro bebé

Estimulación tempranaPara estimular a nuestro bebé debemos llevar a cabo una serie de actividades que estimulen las distintas áreas del cerebro ligados a su desarrollo y maduración. Nos referimos a las áreas: motora, psicológica, sensorial, de lenguaje y social. A continuación, vamos a destacar cinco aspectos básicos que han de estar presentes en todo proceso de estimulación temprana.

1.- Los estímulos que proporcionemos a nuestros hijos han de ser enriquecedores. Deben resultar atractivos para él y han de estar centrados en el objetivo de aprendizaje y desarrollo que nos hemos propuesto. No se trata de bombardear a los pequeños con numerosos estímulos inconexos y confusos, si no, provocaremos reacciones contraproducentes en el proceso de aprendizaje y en los resultados alcanzados.

Estimulación temprana2.- Este proceso siempre se debe llevar a cabo de forma lúdica, sin forzar al bebé. Si al pequeño no le gusta la actividad que hemos emprendido, o no le apetece en ese momento,debemos abandonar y realizar otra que resulte más atrayente y divertida.

Estimulación temprana3.- Proporcionar estímulos a nuestros hijos no significa dirigir todas las acciones emprendidas. Nuestros hijos han de experimentar por si mismos. El aprendizaje a través de estímulos debe dotar al niño de autonomía e independencia según su edad y sus necesidades. 

4.- Refuerzo positivo. La única forma de aprender con entusiasmo es enseñando con cariño y afecto y con una actitud positiva. Para ello, nuestra valoración sobre el aprendizaje ha de priorizar los esfuerzos que nuestro hijo ha realizado, sobre los resultados alcanzados. Para reforzar el aprendizaje, los padres han de mostrarse positivos y elogiar los avances. Nunca mostrar desaprobación si el resultado del aprendizaje no es el esperado. Es probable que nuestras expectativas fueran demasiado altas. Hay que ser pacientes y volver a intentarlo tantas veces sea necesario, alentando a nuestro pequeño y cambiando de actividad si fuera preciso.

Estimulación temprana5.- El tiempo que dediquemos a estimular a nuestro pequeño ha de ser diario y en periodos cortos de tiempo. Los resultados dependerán de nuestra constancia y del ritmo de aprendizaje de cada niño. Todos los niños y los bebés están preparados para responder favorablemente a una estimulación temprana y enriquecerse con sus beneficios.