Frutas de verano. Recomendaciones para bebés

Frutas de verano ¿Qué aportan a tu bebé?

frutas de veranoLa fruta es un alimento fundamental en la dieta del ser humano. Las frutas de verano, en concreto, son una opción estupenda en esta época estival para mitigar el calor y la sed debido a su alto contenido en agua (entre un 85 y un 90%). Además, estas frutas son una fuente importante de sales minerales, azúcares y vitaminas que ayudan a reponer fuerzas y a recuperar los niveles adecuados de estos elementos, que debido al calor se reducen en nuestro organismo por el aumento de la sudoración.

Las frutas de verano resultan muy atractivas para los niños. Sus colores llamativos y su sabor más dulce suele agradar en mayor medida a los pequeños. No obstante, la ingesta de las frutas de verano no suelen recomendarse hasta los 6 meses de edad o incluso más tarde. Su aporte calórico no es alto y, además, las frutas de verano resultan más alergénicas que las frutas de otras épocas del año.

¿Cuándo introducir las frutas de verano en la dieta de nuestro hijo?

frutas de veranoLa ingesta de fruta suele iniciarse a partir de los cuatro meses de edad. Habitualmente se aconseja empezar por la pera, el plátano y la manzana. Estas frutas son menos alergénicas, más calóricas y son una fuente rica en vitaminas y minerales. No obstante, su sabor no es bien aceptado por muchos bebés. Si su hijo rechaza este tipo de alimentos por este motivo, pruebe a utilizar un robot de cocina para bebés. Esta herramienta le permitará preparar compota de frutas sin añadir azúcares y de forma rápida y cómoda. La compota resulta más gustosa que la papilla para el bebé y realizada de esta manera, no se pierden las vitaminas y los minerales y, por tanto, no resta los beneficios que aporta la fruta en la dieta de su hijo.

Hasta los seis meses de edad no suele ser aconsejado introducir las frutas de verano. A partir de esta edad, podemos ofrecer a nuestros hijos la fruta en trozos muy pequeños, o bien, en trozos grandes con ayuda de un alimentador para evitar el riesgo de atragantamiento. Las frutas de verano más recomendadas son el melón y la sandía. Su sabor dulce y su alto contenido en agua hacen que estas frutas sean una opción excepcional. Especialmente, el melón es un estupendo remineralizador. Se trata de una fruta rica en potasio y en vitaminas A,B y C.

frutas de veranoLas cerezas también son una buena alternativa a partir de los 6 meses de edad. Además de las vitaminas que aporta, contiene flavonoides que resultan altamente beneficiosos para combatir los radicales libres. También lo son las ciruelas, a partir de esta misma edad. Pero en ambos casos se deben deshuesar para evitar riesgos.

Otras frutas de verano como el melocotón o el albaricoque podrían ofrecerse a partir de los seis meses. Pero la piel de ambos es bastante alergénica y pelarlos sin tocarla es prácticamente imposible. Por esta razón, su ingesta se recomienda retrasar a los 12 meses de edad.

frutas de verano-fresasLas fresas, las frambuesas y los arándanos son también frutas que podemos tomar en verano y que resultan muy atractivas para los niños, pero liberan altos niveles de histamina. Debido a ello, su introducción en la dieta infantil no se recomienda hasta los 12 meses de edad, e incluso, la frambuesa se aconseja retrasar hasta los 18 meses.