Gripe en bebés y niños.Cuidados y precauciones

Gripe en bebés y niños, mayor probabilidad de complicaciones

La gripe en bebés y niños ha de ser controlada, especialmente en los menores de 5 años y sobre todo en los menores de 2 años, ya que en estos grupos de edad existen más posibilidades de sufrir complicaciones ante las infecciones gripales, debido a la inmadurez de su sistema inmunitario.Gripe en bebés y niños El virus de la gripe o influenza es más habitual en los meses de frío y afecta a la nariz, garganta y pulmones. La forma de contagio se produce a través de las secreciones nasales y salivales. Los síntomas más frecuentes son escalofríos, fiebre alta (40º o próxima a esta temperatura), aunque hay niños y bebés que pueden cursar este virus sin fiebre; tos seca, dolor de garganta, moqueo o congestión nasal, malestar físico y fatiga, dolor muscular y de cabeza, otitis media e, incluso, pueden aparecer vómitos y diarrea. Cuando se trata de un bebé algunos de estos síntomas pueden pasar desapercibidos. Si observa en su hijo fiebre alta o se mantiene constante durante más de 24 horas y/o tiene “tos de perro” que no mejora tras unos días, acuda a su pediatra para que determine si su pequeño está contagiado por el virus influenza. Gripe en bebés y niñosLa gripe tiene tratamiento para paliar los síntomas que debe ser determinado por un pediatra. Nunca administras medicamentos a los niños sin que los recete un médico. Para lograr una pronta recuperación y reducir la probabilidad de otras complicaciones es preciso descansar, dicho descanso debe tener lugar en espacios cómodos, cálidos y con ambientes húmedos, a veces difíciles de conseguir debido a las calefacciones, así como beber abundantes líquidos. No obstante, si observa en su hijo uno o varios de los síntomas descritos anteriormente, acuda a su pediatra ya que algunos de estos síntomas pueden equivocarse con otras infecciones catarrales.

Cómo prevenir la gripe en bebés y niños                        

La mejor prevención ante el virus de la gripe es la vacunación, la higiene y evitar entrar en contacto con personas contagiadas, pero esto último no es siempre posible, especialmente si nuestro pequeño acude ya a la guardería o al colegio.

Gripe en bebés y niñosLa persona contagiada por el virus influenza puede empezar a transmitir la gripe uno o dos días antes de que aparezcan los primeros síntomas, de ahí la dificultad de mantenerse alejado de las personas contagiadas. La gripe se previene con la vacunación y la higiene. Acuda a su pediatra y consulte con éste si su hijo puede ser vacunado contra la gripe. E inculque a su pequeño la rutina de lavarse las manos con frecuencia durante el día, de esta manera le prevendrá de ésta y otras infecciones..

La vacuna de la gripe puede ser dispensada a los niños mayores de 6 meses. Si su hijo es menor de esta edad y su médico lo considera necesario pueden ser vacunadas las personas que se encuentran a cargo de los cuidados del pequeño para reducir así las probabilidades de contagio. Además, si se trata de un menor de dos años puede llevar a cabo otros cuidados que reducen la probabilidad de contagio de otras infecciones respiratorias por virus catarrales.

La higiene de manos es fundamental para prevenir el contagio. De hecho se comercializan geles desinfectantes que podemos portar con nosotros en nuestro bolso a pañalera para cuando no nos sea posible lavarnos las manos porque estemos fuera de casa o no sea posible utilizar agua y jabón. Incluso podemos incorporar una toallitas en las mochilas de nuestros pequeños para que mantengan su higiene de sus manos durante sus salidas escolares.

Para otras consultas en relación con las infecciones por gripe pueden visitar la página del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.