Gripe y embarazo. Precauciones a tomar

El embarazo es una de las etapas más felices que experimenta una mujer, incluso pudiéramos decir que una pareja. Sin embargo, para que ese período transcurra sin contratiempos es necesario seguir una conducta responsable, que incluye la protección de la salud de la gestante y por consiguiente la del futuro bebé.

Una de las afecciones más comunes dentro de la población es la llamada gripe o infección de las vías respiratorias. De gripe y embarazo, cómo evitarla, qué se debe hacer para combatirla y la repercusión que pudiera tener la gripe en el pequeño fruto que se desarrolla en el vientre materno hablaremos en este artículo.

gripe y embarazoEs común que cuando pillamos una gripe, aunque seamos conscientes de que es un proceso infeccioso y que no debemos ingerir antibióticos, sí es muy común que nos automediquemos fármacos para contrarrestar sus molestos efectos. Algunos medicamentos clasificados como antihistamínicos o analgésicos son eficaces para combatir coriza o dolores musculares propios de la gripe, sin embargo, lo que muchas personas desconocen es que pueden tener efectos negativos sobre el feto. Ante tal advertencia, lo que recomendamos es que acudas siempre al médico, solo el personal cualificado podrá orientarte sobre los fármacos que puedes ingerir sin poner en riesgo el correcto desarrollo de tu hijo/a.

No se trata de sufrir los efectos de la gripe sin hacer nada al respecto, se trata de tener una conducta responsable, como hemos enfatizado desde el inicio.

Algunos consejos sanos son los siguientes: tomar abundantes líquidos, leche con miel y limón, inhalaciones con agua caliente y hojas de eucalipto, entre otros muchos que tu médico de seguro te recomendará. El mito de que la gripe puede afectar a tu bebé es totalmente desacertado, lo que sí puede afectar a tu bebé son los medicamentos que tomas deliberadamente sin prescripción facultativa.

De todo lo anterior se desprende una conclusión, como sabemos que no existen fármacos para combatir directamente una gripe y que aquellos que ayudan a reducir sus molestias no son recomendados durante el embarazo, es sensato entonces tratar de evitar una gripe. Lo más sencillo es no exponerse a ambientes cerrados donde pueda haber personas que ya son huéspedes de la gripe. La higiene juega un papel fundamental a través del lavado de las manos; evitar llevar las manos a los ojos, la nariz y la boca; así como tratar de evitar las temperaturas muy bajas, sobre todo en la etapa invernal.