Jugar con arena es beneficioso para tu bebé

Jugar con arena estimula el desarrollo de tu hijo

jugar con arenaJugar con arena es una de las actividades más demandadas en esta fecha del año cuando acudimos a las playas y a los parques y resulta ser un juego muy beneficioso para tu hijo.

El juego en sí mismo es esencial para el desarrollo saludable e integral del niño. Cuando se es niño jugar es la mejor manera de reconocer el mundo que te rodea a través de la experimentación, obteniendo múltiples beneficios para el crecimiento y la maduración. Y, en concreto, jugar con arena tiene unas ventajas particulares. Desde el nacimiento, los niños aprenden a través de sus sentidos. Jugar con arena despierta un interés especial en el tacto y en el gusto, principalmente entre los niños más pequeñitos. Por ello es muy frecuente que los menores de dos años se lleven las manos llenas de tierra a la boca. jugar con arenaA partir de de esta edad serán el tacto y el olor los sentidos más desarrollados, así que la arena y la mezcla de ésta con el agua resultan muy atractivo para ellos, además de beneficioso.  Jugar con arena desarrolla su creatividad y su capacidad de planear acciones. Además, si acompañas el juego con arena con algún otro tipo de objeto: cochecitos, pelotas y/o muñecos reforzarás su creatividad y estimularás su imaginación para crear historias. Asimismo, se trata de una manera estupenda de favorecer su movilidad y su coordinación motora con la ayuda de palas, rastrillos y cubos. A su vez, este tipo de juegos favorece la sociabilidad con otros iguales. A ello cabe añadir que jugar con arena es una manera sencilla de introducir e interiorizar conceptos lógico – matemáticos y científicos como el peso: ligero o pesado, el volumen, las formas geométricas, las capacidades: lleno y vacío, u otras características como seco y húmedo. Jugar con arena es una forma estupenda de divertirse y aprender.

Precauciones con los bebés al jugar con arena

Jugar con arena es divertido y muy beneficios para tu hijo, pero debes tener algunas precauciones, sobre todo con los más pequeños. El desarrollo de sus sentidos, especialmente el tacto, el gusto y el olfato, y su gran interés sobre todo aquello que les rodea es frecuente que traten de chupar la arena, lo cual tendrás que evitar. jugar con arenaTambién es posible que froten sus ojos con las manos manchadas de tierra. Y si están jugando con otros niños debes impedir que se echen tierra los unos a los otros, sobre todo para prevenir daños oculares. Si esto sucediera no permitas que el niño frote sus ojos y rápidamente procede a aclararlos con abundante agua. Para ello es conveniente que siempre lleves contigo un recipiente de líquidos con agua. Si la arena se ha introducido en su boca lávalo. Puedes pedir al pequeño que abra la boca y saque la lengua para limpiarle bien. O si ya sabe aclararse sin tragarse los líquidos, pídele que lo haga y escupa el agua.

Proporciona a tu hijo una educación integral al jugar con la arena y el agua

jugar con arenaJugar con arena y agua es un modo de juego divertido que proporciona un desarrollo integral y saludable para tu hijo. Pero además, si tu pequeño ya ha cumplido dos años puedes aprovechar para proporcionarle algunas enseñanzas sobre la importancia de la tierra y el agua para el cultivo, su lugar y su relevancia en la naturaleza y promover su conciencia sobre el cuidado de estos recursos naturales, haciendo hincapié en el buen uso del agua al tratarse de un recurso limitado. Jugar con arena y agua proporciona a tu hijo un desarrollo y una educación integral, aprovecha a jugar con arena este verano.