La comodidad, factor clave en la elección de la bañera de bebé

El baño del bebé representa más que la hora de higiene y limpieza, es un ritual durante el cual nos conectamos con nuestro bebé de una manera más íntima, desarrollamos ese vínculo corporal que nos ayuda a fortalecer el apego con nuestro bebé, es allí donde la comunicación afectiva entre ambos comienza.

bañeras para bebe

Por lo tanto, es de gran importancia la elección de una bañera para el bebé. El pequeño debe sentirse seguro para que los padres puedan limpiarlo y mimarlo con total comodidad, concentrados en las caricias hacia el bebé y procurando los cuidados necesarios.

Los proveedores nos ofrecen infinidad de modelos de bañeras para bebe, desde las más sencillas y tradicionales hasta modelos ultramodernos. Sin embargo, nuestra decisión debe basarse en la comodidad que nos ofrezcan según el espacio que vayamos a disponer para bañar a nuestro pequeño.

Entre los tipos de bañeras que podemos encontrar en el mercado se encuentran las de plástico duro, plegables, hinchables, con estructura metálica, de viaje, etc. Más allá del tipo de bañera o el material con el que está elaborada, debemos hacernos las siguientes preguntas para evaluar qué tipo de bañera es la adecuada para nosotros: ¿dónde ubicaremos la bañera del bebé?, ¿contamos con un punto de agua y bajante cerca?, ¿cuánto mide el área donde pensamos bañar al bebé? Al respondernos estas preguntas básicas, ya tendremos una idea sobre el tipo de bañera que más se adapte a nuestras necesidades, buscando siempre la comodidad.

Es importante estar en una posición adecuada durante el baño del bebé, evitar en lo posible cargar con su peso, ya que no es recomendable para nuestra espalda, contar con la seguridad de que el bebé no se resbalará dentro del agua, a la vez, debemos elegir bañeras con bordes curvos para la mayor comodidad del bebé, es importante que sea de un material resistente que no ceda ante el peso del bebé o del agua, a medida que nuestro bebé crezca, aumentará su curiosidad y no queremos que se incline algún borde de la bañera si él llegara a apoyarse. Debemos garantizar una posición relajada y un momento de disfrute para el bebé.

Al asegurar todos estos aspectos técnicos sobre el baño del bebé, no nos queda más que regocijarnos con ese hermoso momento junto a nuestro pequeño, disfrutando del contacto con su delicada piel y fortaleciendo ese hermoso vínculo que se crea al ser padres.