La lactancia artificial también tiene beneficios

La decisión de optar por la lactancia artificial frente a la leche materna

Actualmente muchas son las mujeres que optan por alimentar a sus hijos con lactancia artificial. Los avances tecnológicos y científicos han permitido el desarrollo de nuevas formulas enriquecidas y adaptadas para alimentar a los lactantes a distintas edades, aportando los nutrientes esenciales para un crecimiento y desarrollo correcto. Muchos son los detractores de la lactancia artificial, ya que defiende la lactancia materna y exclusiva hasta los 6 meses, como opción óptima para el desarrollo del bebé debido a los múltiples beneficios que le va a reportar.

La decisión de optar por la lactancia artificial puede ser voluntaria y no estar condicionada, o bien, venir determinada por factores ajenos que obliguen a tomar esta decisión. lactancia artificialEn algunas ocasiones la lactancia materna está desaconsejada por problemas de salud, en otras, esta alimentación no resulta suficiente para el bebé y hay que utilizar una alimentación mixta (lactancia materna junto a la artificial). Pero en muchos casos esta decisión se encuentra forzada por condicionamientos laborales. Actualmente, el posicionamiento de la mujer en el mundo laboral y los periodos de baja maternal junto a la legislación que regula los tiempos para dispensar alimento a los lactantes no facilitan el mantenimiento de una lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad, tal y como aconseja la Organización Mundial de Salud.

Beneficios de la lactancia artificial

Son muchas las ventajas y beneficios de la lactancia materna, pero la lactancia artificial también proporciona otras ventajas y beneficios que deben tenerse en cuenta.

El bebé alimentado con leche de fórmula sentirá una mayor sensación de saciedad tras sus tomas y tardará más en digerirla. Esta situación amplia el espacio de tiempo existente entre tomas. Situación que revierte en un mayor descanso para la mamá o el papá que se ocupe de su alimentación. Especialmente durante los primeros meses de vida del pequeño.

Asimismo, la opción de alimentar a tu hijo con lactancia artificial permite una mayor libertad de movimiento a la mujer, ya que la persona que dispense el alimento al bebé podrá ser distinta a la madre. Esta situación proporciona un mayor protagonismo al papá en los cuidados y atenciones del recién nacido. Tanto el papá como la mamá podrán alimentar al pequeño con ayuda de biberones, lo que resultará beneficioso para ambos y para el niño, quien recibirá la ternura de sus dos progenitores en esos momentos.

lactancia artificialExiste otra ventaja. Los niños que se alimentan con leche de fórmula no sufren el sentimiento de desapego que se produce con el destete. De igual forma, aquellos que se nutren con una alimentación mixta, es decir, con apoyo de una lactancia artificial suelen acusar en menor medida este momento, haciendo que el proceso sea más sencillo. Son niños que no rechazan las tetinas, están habituados a utilizar este tipo de alimentación y por tanto, la transición se realiza de una forma menos dolosa y más satisfactoria para madre e hijo.

Y, finalmente, es muy beneficiosa en aquellos casos en los que se diagnostica alguna enfermedad que imposibilite el desarrollo de la lactancia materna, bien por problemas de salud de la mamá o por problemas metabólicos del bebé.