La llegada de un hermanito

Prepara a tu hijo ante la llegada de un hermanito

La familia crece con la llegada de un hermanito y para todos es motivo de alegría. Pero cuando se trata de un segundo hijo, nuestro primogénito puede no compartir este sentimiento. El reto de los padres ante esta situación es conseguir que dicha felicidad sea compartida por todos los miembros del hogar.

EL PRÍNCIPE DESTRONADO

La llegada de un hermanito al hogar supone una alteración en la estabilidad emocional de nuestro primer hijo. Se produce la ruptura de la “triada perfecta”: “mamá”, “papá” y “yo”. Esta situación puede genera miedos en nuestro hijo. Es una situación habitual y debemos tratarla con normalidad.

La aparición de sentimientos contradictorios llegada de un hermanitoen nuestro hijo suelen suceder por el miedo a lo desconocido o por la competencia ante el amor de los padres y el temor a sentirse desplazado con la aparición en escena de un nuevo protagonista. Estos miedos pueden generar frustración y ansiedad en nuestro pequeño, quien puede llegar a sentirse como un “príncipe destronado”. Su aparición es irremediable. Nuestro objetivo debe ser preparar al pequeño para que supere esta situación con normalidad.

Se trata de un proceso de adaptación, donde los padres tendrán que tener mucha paciencia. Transmitir información a vuestro hijo sobre lo que está sucediendo y sobre lo que va a suceder en futuro próximo, cuando nazca su hermanito, os será de gran ayuda. También es conveniente proporcionar una dosis extra de cariño, que le ayude a adquirir seguridad y confianza en sí mismo.

Pautas útiles para mitigar los miedos ante la llegada de un hermanito

llegada de un hermanitoA continuación os ofrecemos algunas pautas que os pueden resultar muy útiles para conseguir que vuestro primogénito comparta con vosotros la felicidad que sentís ante la llegada de un hermanito al hogar.

1.- Mantener informado a vuestro hijo de lo que está sucediendo. Dicha información la debemos proporcionar desde que el bebé esté en la tripa de mamá, especialmente, cuando su barriga comience a crecer. De esta manera vuestro hijo comenzará a comprender que existe alguien más en su vida.

2.-Llevar a vuestro hijo con vosotros cuando tengáis que realizar una ecografía para que conozca a su hermano antes de su nacimiento. Y animarle para que hable a la tripita de mamá, para que su hermanito pueda oírle. De esta forma despertaremos su interés y le haremos protagonista de la situación.

3.-Ir de visita a casa de amigos o familiares que tengan bebés, para que empiece a familiarizarse con la idea de lo que es un bebé.

4.- Mostrar fotos a vuestro hijo de cuando él era bebé.Le gustará saber que él fue así y le ayudará a desarrollar su empatía con el pequeño.

5.- Hacerle partícipe de todos los preparativos para recibir al bebé en casa. Desde la decoración de la habitación, la canastilla con los accesorios que llevaremos al hospital, e incluso, en la elección del nombre de su hermano.

6.- Referirnos al bebé como “nuestro bebé”, para que lo sienta como propio, como que forma parte de él. 

7.- Informarle de lo que sucederá el día del nacimiento de su hermanito. Los niños necesitan conocer los planes existentes para sentirse seguros y tranquilos cuando rompemos su rutina.Quién irá a recogerle al cole, con quién dormirá cuando mamá y papá estén el hospital, ….etc.

8.- Acudir al hospital a conocer a su hermanito y a recibir los cariños de mamá

9.- Interactuar con su hermanito. Dejar que lo toque, que lo bese, que coja los accesorios que trae el bebé consigo, …etc.

10. – Colaborar con los papas en los cuidados del bebé, avisándole que su hermanito es frágil y que hay que tratarlo con máximo cuidado. Es importante que aprenda a respetar a su hermanito. De hecho, si observáis  conductas inapropiadas, no dudéis en reñirle. De igual forma, se debe reforzar las conductas positivas y agradecer la ayuda prestada en los cuidados a su hermanito.

11- Mantener las rutinas: sus salidas al parque, al colegio, la hora de sus comidas y los tiempos de sueño y descanso. Asimismo, es importante trata de compartir con cada uno de tus hijos un tiempo “exclusivo” que les ayude a mantener su espacio y protagonismo, reforzando así el sentimiento de afecto.

12.- Fomentar su protagonismo ante las visitas. Acuerda con las visitas que saluden primero a tu hijo mayor y que sea él mismo quien presente a su hermanito en sociedad, evitando que se sienta desplazado.

La llegada de un hermanito, un reto difícil para los padres

Con la llegada de un hermanito aparecerán los celos como reacción natiral ante la amenaza de la posible ruptura del vinculo emocional  y el fuerte apego  existente hacia los padres. Los adultos debemos entender que es una reacción natural y ayudar a nuestros hijos a recuperar la estabilidad emocional existente antes de darse esta nueva situación. Los niños suelen superar esta etapa sin complicaciones al advertir que el cariño de los padres no desaparece con la llegada de un hermanito. No debes preocuparte con exceso y tratar la situación con normalidad. El amor que sientes hacia tus hijos te proporcionará la capacidad suficiente para abordar esta situación con éxito.