Lactancia y deporte ¿cambia el sabor de la leche?

Lactancia y deporte. Binomio beneficioso o perjudicial para el suero materno

deporte y lactanciaLactancia y deporte es un binomio beneficioso para la madre lactante siempre que se sigan las recomendaciones de los especialistas. La realización de ejercicio físico es aconsejable para la recuperación de la madre tras el parto. No obstante, como madres nos preguntamos si la práctica diaria de algún tipo de deporte puede afectar al suero materno y, en consecuencia, a nuestros bebés. La respuesta es afirmativa. Pero no por ello ha de ser perjudicial para nuestros hijos.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) recomienda esperar al menos 5 semanas tras el parto para comenzar una práctica deportiva, aumentando el tiempo de espera en 3 semanas más, si se trata de una cesárea. Además, se advierte que se ha de comenzar con un ejercicio físico suave o moderado, en función de la experiencia deportiva previa.

Desde el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría el mensaje sobre el binomio lactancia y deporte también es positivo. Señalan que la realización de ejercicio físico mejora la función cardiovascular de la madre. Así mismo, favorece la mineralización osea e incrementa la tonificación, fortaleza y flexibilidad muscular de la mujer. A ello se suman otros beneficios: se reduce el estrés y la ansiedad, tan habitual en esta etapa de la maternidad y la crianza; y se aumenta la autoestima y el sentimiento de bienestar, gracias a la liberación de endorfinas con la práctica deportiva.

deporte y lactanciaAhora bien, el ejercicio ha de ser suave y más aún cuando no ha habido una práctica intensa antes de la maternidad y la lactancia. Los largos paseos caminando o en bicicleta y la natación son prácticas recomendadas por los especialistas.

No obstante, puedes experimentar que este binómio lactancia y deporte ocasione rechazo por parte del bebé al pecho. Esto es normal, ya que el aumento de ejercicio físico puede cambiar el sabor de la leche.

Lactancia y deporte. Asociación que puede cambiar el sabor de la leche

La combinación lactancia y deporte puede cambiar el sabor de la leche e incluso su aporte calórico y nutritivo para el bebé. Si alimentas a tu hijo con lactancia materna has de saber que tu ingesta ha de ser equilibrada y que tu cuerpo, a diferencia de una madre no lactante, necesita entre 400 y 500 calorías adicionales, para producir suficiente leche y que ésta sea nutritiva.

lactancia y deporteEl sabor de la leche puede cambiar, ya que al aumentar la intensidad del ejercicio producimos una mayor cantidad de ácido láctico, el cual posee un sabor amargo y agrio que el bebé percibe en el suero. Si observas que tu pequeño rechaza el pecho,cambia el horario de tu práctica deportiva. Trata de hacer ejercicio después de haber amamantado a tu bebé, o bien, extrae el suero materno antes de hacer ejercicio con un saca leches y proporciona a tu hijo esa toma sustituyendo con ésta la de después de tu actividad física, que también podrás extraer y deshacerte de ella.

El rechazo también puede ser debido a la propia sudoración. Al hacer ejercicio aumenta la sudoración y ésta tiene un alto contenido en sodio, el cual tiene un sabor salado que puede quedar impregnado en la piel del pecho. La solución la encontrarás en asearte antes de dar de mamar al pequeño.

La asociación lactancia y deporte es beneficioso para ti y no perjudicará a tu bebé, pero siempre actuando con mesura, responsabilidad y ciertos cuidados.