Los juguetes para el baño imprescindibles para tu bebé

Los juguetes para el baño siempre han sido un clásico de nuestra infancia, algo que sin duda compartiremos con nuestros bebés con mucha ilusión. La idea del baño puede ser muy incómoda las primeras veces, tanto para padres como para hijos. Por ello, la mejor forma de disfrutar juntos de estos momentos es, sin duda, creando diversión y hábitos saludables.

Gran variedad de juguetes para el momento del baño

juguetes para el bañoUn clásico de los juguetes de baño son ‘Los amigos del baño‘. Deja que tu bebé descubra nuevas experiencias junto a su patito de goma, los animales de la granja o los peces del mar, todos fabricados con materiales seguros y no tóxicos. Este tipo de juguetes fomentan la imaginación y ayudan a mejorar la coordinación de tu bebé mientras se divierte y experimenta con las distintas formas y colores.

Las redes de baño para guardar los juguetes y los utensilios son perfectas para enseñar a tu bebé desde temprana edad a ser ordenado, contribuyendo a su vez a mejorar su motricidad.

Los juguetes con movimiento, como el pato nadador o la tortuga nadadora, que salpican y chapotean, son perfectos para pasar un buen rato en el agua y ayudan a que tu pequeño pierda el miedo natural de muchos bebés al baño.

Para aprender a nadar

A medida que el bebé crece, y lo vamos introduciendo en la piscina o en el mar, podemos encontrar diversos accesorios para que tu bebé de sus primeros pasos en el agua y pierda el miedo de manera natural.

Los flotadores swimtrainer, están pensados para que tu pequeño mantenga una postura correcta al aprender a nadar, además de velar por su seguridad, ya que los flotadores están pensados para no volcar y se ajustan fácilmente a su aprendizaje.

Para que tú y tu bebé podáis disfrutar cuanto antes de una jornada divertida de natación juntos, te recomendamos los flotadores dobles. Este sistema te permitirá tener el control total del flotador, a la vez que tu bebé se encuentra completamente seguro y en buena posición gracias al respaldo y al arnés.

Como tu pequeño aprenderá rápidamente a manejarse en el agua, lo mejor es que adquieras unos discos de natación. Este tipo de discos se utilizan de la misma forma que los clásicos manguitos, pero son mucho más seguros gracias a su composición de espuma de polietileno. No hay riesgo de pinchazo y están listos para usar siempre que quieras.