Mi niño no come sólidos ¿Qué puedo hacer?

Mi niño no come sólidos ¿Cuáles son las causas? y ¿Cómo remediarlo?

Mi niño no come sólidosLa hora de la comida es un auténtico suplicio para muchos padres quienes dicen con desesperación: mi niño no come sólidos. Hay niños que aceptan con buen agrado la introducción de nuevos alimentos y, en concreto, el inicio de alimentos sólidos. Pero esta situación no sucede siempre así. Hay muchos niños que se niegan a masticar, bien porque no saben o bien, porque no quieren masticar, negándose a probar alimentos sólidos, mostrando rechazo y continuos llantos que desesperan a sus padres. A veces esta situación viene determinada porque se han introducido los alimentos sólidos de forma tardía por el miedo que tienen los padres ante la posibilidad de un atragantamiento. Pero independientemente de cuál sea la causa que lo ha provocado, esta situación genera un profundo malestar en los padres, conscientes de la importancia que tiene la alimentación para un correcto crecimiento y desarrollo de nuestros hijos. Y especialmente la ingesta de sólidos.

Mi niño no quiere comer ¡No sabe masticar!

Mi niño no come sólidos, no sabe masticar y no sé cómo enseñarle. Masticar no es siempre fácil, requiere un proceso de aprendizaje. A partir de los 12 meses de edad los niños empiezan a estar preparados para aprender a masticar. Este es un buen momento para iniciar este proceso. Si tu hijo no muestra interés por cambiar sus purés por pedacitos de alimentos tendrás que armarte de paciencia y ser constante con las rutinas que implantes.

Puedes iniciar la introducción de alimentos sólidos un poco triturados o aplastados con un tenedor sin llegar a ser puré. Si tu hijo muestra rechazo, es probable que no le agrade esta textura, que ni es puré ni es sólido. Si este es tu caso, prueba directamente con pequeños trocitos de diferentes alimentos blanditos: tortilla, arroz, pasta a trocitos, carne picada de ternera, de cerdo o de pollo, frutas…etc. Ves incorporando estos pedacitos en pequeñas cantidades a la hora de la comida. Ves reduciendo la cantidad de puré y complementa la comida con estas pequeñas raciones y poco a poco aumenta la cantidad de sólidos a la par que disminuyes la de puré. Se constante con esta rutina aunque el pequeño se niegue a probarlo.

Mi niño no come sólidosEn este aprendizaje resulta estimulante dejarle comer con las manos, aunque se ensucie. También ayuda utilizar una vajilla infantil, colorida y divertida, para presentar estos alimentos, que aumente el atractivo del plato.

Y sobre todo enséñale a masticar. El niño que no quiere comer sólidos ha de ser estimulado, pero también ha de aprender a masticar. Una buena manera es hacerlo como si se tratara de un juego. Para ello puedes comer con él y exagerar los movimientos de la masticación para que él te imite. Contarles lo importante que es masticar para que los dientes crezcan fuertes y sanos como los de un cocodrilo, también ayuda.

Mi niño no come sólidos, pero si sabe masticar

Mi niño no come sólidosMi niño no come sólidos y se niega a masticar. Cuando los niños son más mayores el problema no suele ser que no sepan masticar, sino que no quieren hacerlo. En este caso las acciones que debemos emprender son otras con las que lograr un cambio de actitud ante la comida y, en consecuencia, un cambio en su conducta. En principio no debemos hacer un drama de ésto, pero si mostrarnos firmes ante las acciones que emprendamos.  

Puedes empezar por ofrecerle una pequeña ración de alimentos sólidos en compañia de otros alimentos que suele comer, e informarle que tiene un tiempo para comer lo que le has presentado y cuando termine obtendrá un postre que le encante.  Si hace el esfuerzo de comer aunque sólo sea un poco, felicite su actitud y dele ese postre que tanto le gusta. La próxima vez pídale que vaya incrementando el número de pinchadas y poco a poco lo habrá conseguido. Recuerde que no estamos premiando la cantidad de comida que ha ingerido, si no su cambio de actitud. Si por el contrario y una vez transcurrido el tiempo establecido, su hijo no ha probado bocado, retire el plato y no le ofrezca ese alimento que tanto le gusta. Al principio puede ser duro para usted, pues a ninguna madre nos gusta dejar a nuestro hijo sin comer, pero si le ofrecemos un zumo o un yogur no estaremos incitando su cambio de actitud.

Otra acción que suele animarles a comer alimentos sólidos es invitarles a participar en la elaboración de la comida: batiendo huevos, enharinando alimentos, haciendo bolitas de carne para preparar albóndigas, etcétera. Y luego, a la hora de comer, decir a todos lo rico que está la comida que él ha preparado e invitarle a probarla. Este tipo de acciones estimula su curiosidad por probar los alimentos que él mismo ha cocinado.

Mi niño no come sólidos porque me da miedo que se atragante

A veces los niños inician tarde la introducción de alimentos sólidos en su dieta porque los padres tenemos miedo de que se atraganten y se puedan ahogar y este retraso puede provocar su negación a masticar o su rechazo comer alimentos sólidos. Estos miedos hay que disiparlos. Recuerde que es importante introducir estos alimentos poco a poco, primero un poco triturados, luego en pedacitos muy pequeños y blanditos hasta que aprendan a masticar antes de tragar. Mi niño no come sólidosAdemás, en el mercado hay alimentadores que ayudan a los más pequeños en este proceso, que pueden ser utilizados para introducir alimentos sólidos cuando aún no saben masticar. Y para descanso de los padres aprender a realizar la maniobra de Heimlich ante un posible atragantamiento es importante.