Miedos en el embarazo ¡No eres la única!

Miedos en el embarazo: sentimientos frecuentes y naturales

Soy mujer, estoy embarazada y tengo miedos en el embarazo que no me dejan disfrutar de esta experiencia como a otras mujeres ¿Por qué me pasa esto a mí?, ¿cómo puedo superarlos?

miedos en el embarazoExperimentar miedos en el embarazo es natural y más frecuente de lo que imaginas. Estar embarazada es un hecho extraordinario, habitualmente deseado y su evolución y desarrollo se escapa de nuestro control, lo que genera incertidumbre e incluso temores por que no llegue a término. Cualquier estado físico que presente estas características suscita unas emociones vinculadas a temores y miedos ante la posibilidad de que algo pueda fallar y frustrar nuestro deseo de ser madre. Cuando todo ha pasado las mujeres tendemos a recordar sólo los buenos momentos y las sensaciones agradables que experimentamos durante esta etapa de nuestra vida. Pero eso no significa que durante la gestación las mujeres experimentemos distintos estados de ánimo y temores. El instinto de supervivencia y el instinto maternal están presentes en esta fase de nuestra vida y son los motores que, en cierta medida, desencadenan estos miedos.

¿Por qué tengo miedos en el embarazo? ¿Estoy obsesionada?

A lo largo del embarazo podemos experimentar  distintos miedos, todo dependerá de la etapa de gestación en la que nos encontremos y de las experiencias previas que hayamos tenido. Las mujeres que han sufrido abortos anteriores o han tardado mucho tiempo en conseguir la concepción de su bebé, bien por métodos naturales o inducidos, o aquellas que hayan sufrido embarazos previos complicados, o miedos en el embarazosimplemente, las mujeres que han aplazado tener un embarazo y se enfrentan a esta situación con más de 35 años tendrán unos miedos diferentes a las mujeres que no hayan tenido este tipo de experiencias. Pero no tener este tipo de vivencias no es un seguro ante los miedos en el embarazo.

Desde el punto de vista biológico el miedo es un mecanismo de supervivencia y de defensa que resulta beneficioso para la evolución de la especie. Desde un punto de vista psicológico se trata de un estado afectivo y emocional que nos ayuda a adaptarnos al medio en el que nos encontramos. El miedo durante el embarazo no debe hacerte sentir mal, es normal y debe ayudarte a establecer unos hábitos de vida saludables y unos cuidados que te ayuden a llevar a buen término la gestación aumentando tu estado de consciencia de esta nueva etapa en tu vida. Trata de entender los miedos como algo natural y no te aferres a ellos. Vívelos como parte del embarazo y aprende a partir de ellos. Buscar información de la mano de tu matrona o de tu obstetra o ginecólogo te ayudará a mitigar estos miedos. Trata de diferenciar aquellos miedos que tienen una causa real de aquellos otros que forman parte de este proceso.

Miedos en el embarazo más frecuentes

Los miedos en el embarazo varían de una persona a otra, como ya hemos comentado en este post. No obstante, algunos de estos miedos en el embarazo son recurrentes en la mayoría de las mujeres gestantes. A continuación hablaremos de los miedos más habituales en el embrazo. .

miedos en el embarazo

El miedo a un aborto

El deseo de tener un hijo lleva consigo el miedo a poder perderle. El instinto maternal ya presente antes de ver a nuestro hijo aparece desde el momento que sabemos que estamos embarazadas. Este miedo suele ser habitual durante el primer trimestre del embarazo. Según las estadísticas entre el 20 y el 25% de los embarazos no llegan a término. Según estos datos la aparición de un aborto espontáneo es bastante frecuente. Ahora bien, en la mayoría de los casos se producen durante las primeras semanas de gestación, con frecuencia antes de la doceava semana. No obstante, este riesgo persiste hasta la semana 20 aunque se reduce notablemente la probabilidad de que suceda. Las causas que lo provocan no son intencionadas y son difíciles de prevenir. Sólo en los casos en los que existan experiencias previas de aborto el tocólogo te informará de cómo actuar para reducir las posibilidades de un nuevo aborto.

El miedo a las malformaciones

Otro miedo frecuente es el temor a que nuestro hijo padezca alguna malformación o enfermedad congénita. De nuevo el instinto maternal está presente junto al instinto de supervivencia. Los avances científicos existentes nos permiten realizar pruebas durante la gestación que van a reducir estos miedos. La ecografía de la duodécima semana y el Triple Screening reduce la incertidumbre del estado de nuestro pequeño en el primer trimestre.  Durante el segundo trimestre, la ecografía de las 20 semanas nos aporta una amplia información sobre el desarrollo de sus órganos y su estructura morfológica. Durante el tercer trimestre estos miedos tienden a desaparecer gracias a las ecografías siguientes, pero pueden reaparecer tras el parto, pero las pruebas realizadas tras el alumbramiento ayudan a mitigar estos temores. Por un lado el Test de Apgar, prueba que realizaran a tu pequeño a los minutos de nacer y la Prueba del talón, también conocida como Cribado o  Screening neonatal, que es practicada una vez trascurridas 48 horas tras el nacimiento. Con esta pruebas obtendremos información relevante sobre el estado de salud de nuestro hijo. La primera nos informará sobre la adaptación de nuestro pequeño a la vida fuera del útero y la segunda nos ayuda a detectar las enfermedades biológicas congénitas de forma temprana.

El miedo a un parto prematuro

Los miedos continúan en el tercer trimestre del embarazo. Ahora ya no tememos un aborto, si no un parto prematuro y las consecuencias que éste puede tener para el bebé. Como veis el instinto maternal no desaparecerá nunca, igual que el instinto de supervivencia. Trata de estar tranquila, si en tu caso existen riesgos de que se pueda adelantar el nacimiento, tu médico te habrá informado de cómo proceder para que todo acontezca con la mayor normalidad y seguridad para ti y para tu bebé, sigue sus consejos y espera con calma la llegada de ese momento.

El miedo a dañar al bebé

Este miedo sucede a lo largo de la gestación. Aparecerán distintos miedos relacionados con este temor raíz. El miedo a enfermar y tenernos que medicar pensando en las consecuencias que ésto podría tener para el bebé, el miedo a mantener sexo durante el embarazo, el miedo a practicar deporte, el miedo a ingerir alimentos que puedan dañar al pequeño o contraer enfermedades como la toxoplasmosis, listeriosis o anisakis  te rondarán por la cabeza. Para reducir estos temores solicita información a tu matrona o ginecólogo, ellos te proporcionaran la información necesaria que mitigará estos y otros miedos relacionados con los posibles daños al bebé.

El miedo al parto

Llegamos al fin de la gestación, un momento deseado por todos. Tanto tú como tu pareja y familiares deseáis ver la carita de ese nuevo miembro de la familia. Pero entonces, acontecerán otros temores relacionados con el parto: ¿tendré dolor?, ¿surgirán complicaciones en el parto?, ¿el bebé estará bien? Los miedos ante el parto vuelven a traer consigo sensaciones de angustia e inseguridad. De nuevo estas sensaciones dependerán de tu situación, no lo vivirá igual una madre primeriza que una madre no primípara con experiencias previas de alumbramiento y a quién esperan uno o más niños a su regreso de la sala de partos. 

Como ves los miedos en el embarazo son normales y habituales en las mujeres embarazadas. Trata de vivir cada momento con la mayor normalidad posible y acepta esta situación y comprende que estos temores forman parte de esta nueva etapa de tu vida. Trata de mantener una vida saludable y solicita toda la información que precises a los especialistas que siguen tu embarazo con la finalidad de minimizar estos temores. Y no dudes en compartir los miedos en el embarazo con tu pareja o amigos si ello te hace sentir mejor.