Novedades e innovaciones que se han producido en los últimos años en los productos de lactancia

La ciencia ha demostrado que los niños alimentados con leche materna crecen más sanos. Esto es un hecho que nadie se atrevería a negar, pero del que poco se habla. La lactancia materna es más laboriosa que la nutrición artificial y, con los estilos de vida actuales, apenas hay tiempo para practicarla. De ahí que las innovaciones tecnológicas en productos de lactancia sean tan importantes, porque gracias a ellas amamantar volverá a ser lo normal.
En los últimos años, los avances en biberones han sido sorprendentes; tetinas diseñadas para bebés que nacieron con el labio leporino o con un trastorno neurológico que les impide crear el vacío necesario para extraer la leche, biberones a medio camino entre una tetina y una cuchara para aquellos niños que no saben succionar, o el revolucionario sistema Calma de Medela, desarrollado para que el bebé pueda alimentarse igual que hace con el pecho de su madre, bebiendo y respirando a ritmo normal.
Los accesorios del biberón también han adelantado mucho últimamente. Ahora hay sacaleches eléctricos que simulan el comportamiento de un bebé, primero succiones rápidas y breves hasta conseguir que salga la leche, y después un ritmo más suave. Mediante una pantalla, la mamá puede establecer la fuerza de succión, la cantidad y otros parámetros. Y ya no hace falta hervir los biberones para desinfectarlos, con las bolsas de esterilización para microondas puedes eliminar el 99,9 % de bacterias y gérmenes en tres minutos.
Otro campo donde se han producido grandes innovaciones es en el cuidado del pecho. Ahora podemos encontrar productos para la lactancia que hacen la experiencia más fácil y agradable: formadores de pezones, discos absorbentes para mantener la piel seca, tanto lavables como desechables, o parches de hidrogel que proporcionan un alivio inmediato

.
Pero quizás el avance más increíble sea el sistema de alimentación suplementaria. Todos conocemos casos de mujeres que tuvieron que dejar de dar de mamar a su hijo porque no producían suficiente leche. Ahora, gracias a estos dispositivos que se colocan sobre el pecho y que disponen de unos tubos flexibles y muy finos que se fijan a los pezones, el bebé podrá seguir disfrutando de la experiencia de mamar directamente del pecho de su madre, a la vez que se alimenta correctamente. Y al estar succionando del pecho, contribuirá a estimular la producción de leche.