Parque cuna para bebé: Seguridad mientras juega

Cuando adquirimos un parque cuna toda nuestra atención debe ir dirigida a la seguridad, mientras nuestro bebé se divierte. La instalación, su uso, el mantenimiento, los complementos… Son aspectos que hay que tener muy en cuenta para garantizar la máxima seguridad.

El primer paso para ganar en seguridad es anticiparse a los problemas y evitar los posibles peligros que puedan suceder.

Consideraciones básicas de seguridad

parque cunaAntes de comprar el parque cuna, debemos comprobar si cumple con la normativa europea. El modelo que finalmente elijamos debe estar fabricado con unas barandillas con auto bloqueo cuando se coloca en posición de uso normal.

El tamaño de los agujeros de las redes laterales no debe ser superior a los 7 milímetros. Además, no debe haber un espacio entre ranuras mayor de 6 centímetros. Con esto evitaremos que cualquier cosa quede enganchada, una situación que podría llegar a ser peligrosa.

Si nos decidimos por un parque cuna con ruedas, es fundamental que averigüemos si tiene un dispositivo de bloqueo para impedir que se mueva. Asimismo, hay que evitar las decoraciones, las pegatinas o los diseños que se puedan despegar con facilidad.

En el día a día

Antes de colocar al bebé por primera vez es conveniente que comprobemos que la base acolchada se ajusta perfectamente a los laterales, sin dejar espacios. En el caso de optar por un colchón para el parque cuna, en Bebé Concept disponemos de colchones aptos para dichos parques, ¡sólo tienes que echar un ojo a nuestro catálogo!

Retiraremos también juguetes grandes, cojines o ropa de cama que no se está usando. Examinaremos el recinto en busca de cualquier objeto colgante (lazos, cuerdas, cintas…), agujeros o grietas en donde el menor podría hacerse daño.

Cuando el bebé ya es capaz de ponerse sentado o de pie es interesante alejar el parque cuna de todos los objetos que le servirían de ayuda “para escapar”, es decir: ventanas, puertas, camas…

Mantenimiento de un parque cuna

Cada cierto periodo es recomendable revisar todas las zonas y las piezas para comprobar que no hay desperfectos. Es cierto que hoy en día los productos que compramos cumplen los más altos estándares y suelen estar diseñados con una larga durabilidad, pero nunca subestimes la fuerza de tu hijo. Esta simple acción puede evitar que se generen futuros problemas.

Además de la ropa de cama, debemos mantener el recinto limpio. Podemos pasar la aspiradora y usar un paño húmedo en los laterales y en las esquinas.