Pesadillas infantiles. ¿Cómo evitarlas?

Pesadillas infantiles ¿qué son y por qué se producen?

Las pesadillas infantiles son muy frecuentes en los niños, especialmente a partir de los 2 años de edad, aproximadamente,  un tercio de los niños  partir de esta edad las padecen.

pesadillas infantilesLas pesadillas son manifestaciones inconscientes de sentimientos de inseguridad, miedos y preocupaciones que emergen al dormir. Los miedos y las pesadillas infantiles forman parte de su desarrollo cognitivo, sensorial y emocional y salvo que persistan de forma recurrente u ocasionen efectos secundarios destacados como irritabilidad, ansiedad, miedo a acostarse o dificultad para conciliar el sueño, no es necesario percibirlo como un problema que tenga que solucionar un especialista. En cambio si su hijo experimenta varios o algunos de estos síntomas si puede ser necesario el asesoramiento o la intervención psicológica que ayude a mitigar o erradicar estas situaciones.

Las pesadillas infantiles se engloban dentro de las alteraciones del sueño y específicamente en el grupo de las parasomnias. Se producen en la fase REM del sueño  y acontecen en la segunda mitad de la noche. El niño se despertará angustiado y en estado de alerta, recordando las imágenes que le han perturbado, de hecho, si el pequeño se expresa con claridad, podrá relatar que le ha producido este estado.

El contenido de los miedos es muy variado, pero pesadillas infantileshabitualmente suele estar asociado a daños a su integridad y no suelen responder a una situación real. Las causas que generan las pesadillas son muy variadas: miedo a quedarse solo, a separarse de sus padres, a la oscuridad o a seres imaginarios. No debemos olvidar que estamos hablando de niños pequeños que comienzan a ser autónomos y se enfrentan a todo un mundo desconocido para ellos donde sufrirán percances que les harán conscientes de su propia vulnerabilidad. A ello se suma el temor a separarse de sus padres y su inmensa imaginación, unida a la incapacidad de distinguir claramente la realidad de la ficción.

¿Cómo combatir las pesadillas infantiles?

Cuando su hijo despierte de una pesadilla debe de tratar de tranquilizarle para que recupere la calma, el sosiego y la seguridad. Abrácele, dígale que usted está con él y que nada malo va a pasarle. Los especialistas aconsejan tratar de hablar sobre la pesadilla al día siguiente, para que el niño  verbalice la situación que vivió y que tanto le angustió dotándole de herramientas para vencer esos miedos.  Es desaconsejado hablar sobre la pesadilla en el momento de despertar ya que provocamos que el niño reviva esa pesadilla.

pesadillas infantiles

Para tratar de combatir esa pesadilla se recomiendan seguir las siguientes pautas:

1.- Mantener una rutina de forma continuada todas las noches.

2.- Hacer una cena ligera                           

3.- Evitar que su hijo vea la televisión o haga uso de pantallas, teléfonos y toda clase de viedojuegos antes de ir a la cama.

4.- Utilizar música agradable y relajante a la hora de dormir.

5.- Dejar una luz suave que permita conciliar el sueño, sin que la habitación esté completamente a oscuras.

6.- Que sus juguetes o peluches favoritos duerman en su compañía para transmitirle seguridad.