¿Por qué una silla en sentido contrario a la marcha resulta más segura?

Sillas de coche. Una decisión que puede salvar vidas

A la hora de viajar en coche, si llevamos a niños, su seguridad es lo más importante. Y para cubrir este aspecto, existe una serie de accesorios donde las sillas de coche son esenciales y obligatorias para cuidar de la integridad del pequeño en caso de accidente.

En este sentido, según los expertos, colocar la silla en sentido contrario a la marcha resulta más seguro que hacerlo al contrario.

¿Por qué colocar las sillas de coche en sentido contrario a la marcha?

sillas de cocheDesde el punto de vista físico, los niños tienen una cabeza pesada y un cuerpo frágil y poco musculoso para resistir frenazos bruscos o golpes frontales. Cuando el niño está en la silla en sentido de la marcha, una detención brusca del coche provoca que todo el cuerpo del niño se vaya hacia delante. Como el arnés sujeta el tronco, la cabeza se precipita hacia adelante provocando serias lesiones tanto en las cervicales como en toda la columna vertebral. Sin embargo, si las sillas de coche están orientadas en sentido contrario a la marcha del vehículo, la inercia provocada por una desaceleración se distribuye de forma homogénea por toda la espalda, reduciendo así las lesiones en el cuello y cervicales.

La DGT, Raccer y otros organismos, después de años de estudio, afirman que siguiendo estas indicaciones se reducen un 75% de lesiones graves en los más pequeños.

Sillas de coche en sentido contrario y nueva normativa

La nueva normativa sobre seguridad en el vehículo para menores, que entró en vigor el 9 de mayo de 2014, establece las siguientes normas y recomendaciones:

  • Obligatoriedad para niños de hasta 13 kilos (Grupo 0).
    Para este grupo (hasta 18 meses) es obligatorio ubicar la silla de coche en sentido contrario a la marcha.
  • Obligatoriedad en los casos posibles para niños de 9 a 18 kilos (Grupo 1). A partir de un cierto tamaño y en ciertos casos, ubicar las sillas de coche en sentido contrario a la marcha no es posible, por lo que en estas circunstancias la ley es flexible y sólo obliga si se puede realizar el cambio.
  • Niños de 15 a 36 kilos (Grupo 3). Este caso permanece como hasta ahora: las sillas de coche se deben colocar en sentido de la marcha.

De nuevo, insistir en lo más importante: las sillas de coche en sentido inverso reducen un 75% las lesiones en niños.