Primera separación del bebe. Supera tus miedos

Primera separación del bebe: incertidumbre, miedo y sentimiento de culpa

primera separación del bebeAntes o después llegará el momento y se producirá la primera separación del bebé. Probablemente, tendrás que incorporarte a tu vida laboral, o surgirá una causa sobrevenida que te obligará a hacerlo. O simplemente, porque hayas decidido que tu pequeño tiene que crecer relacionándose entre pares, sin la presencia de su mamá. Cuando llega este momento, aparecen un cúmulo de sentimientos contradictorios que nos apesadumbran y nos cuestionamos si nuestro pequeño tiene la edad suficiente para dar este paso. Si te encuentras en esta situación, debes saber que la edad ideal para hacerlo no existe. Ni siquiera los pediatras determinan cual es la edad perfecta para confiar a nuestro pequeño a un tercero durante una jornada. Cada situación es distinta y aunque siempre hay una primera vez para todo, es probable, que independientemente de la edad de tu hijo, sientas que la primera separación del bebé llega antes de lo que te gustaría. Así lo manifiestan las mamás que tienen que incorporarse a su vida profesional al finalizar el permiso legal por maternidad, alrededor de dieciséis semanas después del parto.

Los sentimientos que provoca la primera separación del bebé son distintas, pero, habitualmente oscilan entre dos sentimientos, aquellos que permiten recobrar un espacio propio, lejos de nuestro bebé, que ayuda a retomar nuestra vida social,bien sea porque empezamos a trabajar o por cualquier otra causa. Y aquellas que se preguntan qué van a hacer ahora sin su pequeño a su lado. De hecho, algunas madres llegan a experimentar ambos sentimientos de forma ambivalente. Todo es normal y no debes culpabilizarte por ello. primera separación del bebeAprovecha cada momento que estés con tu pequeño y hazle saber que le quieres mucho. Este hecho no se materializa en el número de horas que estas presente, no lo olvides.

La primera separación del bebé ha de ser meditada y planificada para minimizar los miedos

La primera separación del bebé siempre será difícil, incluso cuando deseamos tener un poco de espacio propio y no estar dedicadas en todo momento y de forma exclusiva a nuestro pequeño. El hecho de confiar tu hijo a alguien suele producir miedo y cierta aprensión. Los sentimientos más habituales suelen ser temor porque le suceda algo a nuestro hijo y no estemos allí para ayudarle, desconfianza en que terceras personas no le atiendan igual de bien que nosotros, o por el contrario, intimidación, al llegar a creer que nuestro bebé sienta más apego por la persona que le cuida cuando nosotras no estamos, que por nosotras mismas. Si éste es tu caso has de saber que los bebés, desde muy pequeños, aprecian las diferencias entre su madre, su padre y sus cuidadores y que no va a dejar de quererte por no estar contigo durante unas horas del día. Es muy importante que tu pequeño reciba cariño y cuidados de la persona que esté con él en cada momento y así, se sentirá feliz sin dejar de amarte por ello.

Es importante que tomes todo el tiempo que necesites para meditar cual es la mejor opción para tu pequeño: una escuela o una asistencia materna especializada, alejada de una estructura profesionalizada. Nuestro consejo es que busques aquello que consideras mejor para tu hijo según tus expectativas y vuestra personalidad. En cualquier caso es vital que tengas total confianza en la persona o en el sistema que va a procurar los cuidados o atenciones a tu pequeño; y planifiques cuándo se va a producir la primera separación del bebé. De hecho, es conveniente, siempre que sea posible, realizar una adaptación progresiva, para que el pequeño conozca sus nuevas rutinas poco a poco. Aprovecha este proceso para transmitir a su cuidador o cuidadores toda la información posible sobre tu bebé, por insignificante que pueda parecerte. Toda esta información beneficiará la relación de tu pequeño con su cuidador. Además, este proceso de adaptación te ayudará a disminuir tus miedos y, consecuentemente, la separación será más sencilla para ti y para tu pequeño.

Llega el día de la primera separación del bebé. Lo afrontarás con éxito

primera separación del bebeLlega el día de la primera separación del bebé y aunque lo tienes todo planificado, estas confiada de que tu pequeño queda en buenas manos, no puedes evitar angustia, e incluso tendrás el corazón encogido y unas ganas irreprimibles de llorar. Es normal, no te obsesiones, admite este sentimiento y trata de pensar que la experiencia va a ser positiva para ambos ya que has cuidado todos los detalles para que así sea. El momento de la despedida será el más duro, pero lo lograrás con éxito, muestra tu afecto al pequeño y despídete de él durante unas horas, comunicándole que volverás  a recogerle igual que lo has hecho los días anteriores durante el proceso de adaptación. Es conveniente que indiques a tu hijo cuando regresarás. Para ello, haz uso de las rutinas que va a realizar el pequeño en la escuela o con su cuidador, por ejemplo, mamá llegará después de tu siesta. Esto mejorará su estancia y su estado de espera. También es conveniente que tu pequeño lleve consigo su juguete preferido, esto le transmitirá seguridad durante su estancia. Seguramente el día de la primera separación será largo para ti,estarás intranquila, a pesar de que ya habías preparado todo esto con antelación. Pero esta sensación no durará siempre, irá desapareciendo según se instaure esta rutina en vuestras vidas.