Primeros biberones. Cómo dar el biberón

Primeros biberones. Cómo alimentar al bebé con biberón

primeros biberonesHas decidido alimentar a tu hijo con biberón desde su nacimiento pero todo lo relativo a la crianza y la maternidad es nuevo para ti y no sabes cómo debes hacerlo. Los primeros biberones de tu hijo son un nuevo reto para ti en la aventura de ser mamá. En la maternidad te informarán la cantidad de leche que debe tomar tu bebé, así como la frecuencia de tomas aconsejable. Durante vuestra estancia en el hospital te proporcionarán unos pequeños biberones listos para usar y antes de volver a casa te explicarán cómo debes prepararlos y dosificarlos, más adelante será el pediatra quien te indicará las dosis. No obstante, como sucede con los bebés que se alimentan con leche materna, no todos los recién nacidos son regulares tanto en la frecuencia como en la cantidad y pueden primeros biberonesaparecer pequeñas diferencias en tiempos entre toma y toma y cantidades en cada una de las tomas. Para estar tranquila, consulta con el pediatra dichas alteraciones y lleva a cabo un control de peso del bebé de forma regular.

Cómo proporcionar al bebé los primeros biberones

primeros biberonesAl proporcionar a tu hijo sus primeros biberones es importante conocer las dosis y la frecuencia recomendada, pero también hay que destacar otros aspectos como: la colocación de nuestro hijo a la hora de alimentarlo y la posición del biberón, ambas cuestiones favorecerán o dificultarán su ingesta y digestión.

 

Acomodación del bebé en sus primeros biberones

primeros biberonesAlimentar a tu bebé será siempre un momento especial y un placer compartido tanto para ti como para tu bebé. Por ello es importante que ambos adoptéis una postura cómoda. Al principio puedes sentirte un poco torpe, pero poco a poco os iréis compenetrando y viviréis plenamente el intercambio comunicativo que tienen lugar en el momento de las tomas.

primeros-biberones-5Busca una postura recostada u otra en la que te sientas cómoda y procura estar tranquila. Si tu hijo te siente relajada, él también se relajará. Coloca a tu bebé entre tus brazos, en posición casi vertical, ni muy recostado ni demasiado levantado, descansando sobre tu brazo y con su carita mirando hacia a ti. Para evitar dolores de espalda y hacer más agradable este momento, apoya tu brazo, el que sostiene el peso del bebé, sobre un cojín. Los cojines maternales o cojines de lactancia son muy útiles en esta tarea. Respecto al bebé, deja libres sus brazos para que él mismo, poco a poco, vaya descubriendo el biberón. Y comprueba que tiene la nariz despejada para que respire bien y pueda succionar sin problemas.

Posición del biberón y la tetina. Otra cuestión relevante en los primeros biberones

primeros biberonesOtra cuestión importante es el biberón y su tetina. En el mercado existen biberones para recién nacidos, así como, tetinas adaptadas al flujo de cada bebé, es importante que elijas un biberón adecuado para facilitar las tomas del bebé. Con el biberón adecuado y una vez que tú y el bebé estéis bien acomodados, acerca el biberón despacio a la boca de tu pequeño, sin la pretensión de que mame inmediatamente. Tu hijo tendrá que reconocer la tetina como medio de alimentación y para ello necesitará un poco de tiempo. Una vez agarre la tetina debes sujetar con firmeza el biberón, de esta manera evitarás que el biberón se mueva con la succión y facilitarás la ingesta del bebé. Asimismo, trata de mantener un poco inclinado el biberón. La inclinación será correcta siempre que la tetina esté llena de leche, con la finalidad de evitar que el pequeño trague aire. Cada bebé tiene un ritmo, con o sin pausa y más o menos rápido. En cada interrupción es recomendable incorporar al pequeño para ayudarle a eructar y eliminar así el aire que ha podido generar o tragar en la succión. Esto le permitará seguir comiendo con normalidad y favorecerá la digestión.