¿Qué bañera se adapta mejor a mí y a mi bebé?

bañera para bebeCuando llega un nuevo miembro de la familia a casa, todo se vuelve patas arriba. Debemos adaptar el espacio del hogar para que sea seguro y apto para nuestro bebé, y para ello, adquirimos muchas cosas nuevas. La cuna, el cambiador, el carro de paseo, el parquecito de juegos para cuando crezca, los biberones o la ropita nueva, entre otras cosas que, con mucho amor, elegimos para el bebé. Con la bañera para bebe ocurre lo mismo. No podemos bañar a nuestro pequeño en la enorme bañera de un adulto, y para ello existen muchos tipos de bañera para bebé que se adaptan a nuestras necesidades. A veces, la variedad es tan grande que es difícil elegir, pero debemos tener en cuenta varios factores a la hora de escoger una bañera para nuestro bebé.

La edad es importante. La bañera no será la misma para un recién nacido que para un bebé de 2 o 3 años de edad. Para recién nacidos, existen unas bañeras con forma ergonómica de plástico de tamaño reducido que podemos colocar, por ejemplo, sobre una mesa para poder bañar a nuestro bebé de manera cómoda y segura. Con una bañera ergonómica de plástico aportaremos al pequeño seguridad al no sentirse perdido en un espacio muy grande con agua. De esta forma, se irá acostumbrando al momento del baño con comodidad. Además, nuestra espalda sufrirá menos. Existen cambiadores que llevan bañera incluida para los primeros meses de edad, una opción muy cómoda, ya que la mayoría son plegables y fáciles de guardar o incluyen ruedas para su transporte. Otros cambiadores con bañera forman parte de un mueble completo, que puede incluir cajones o estanterías.

Otra opción para los pequeños son las bañeras portátiles que se adaptan a la bañera de la casa. Con ayuda de unas ventosas, esta bañera se acopla perfectamente a las paredes de la bañera del cuarto de baño, asegurando su estabilidad. Así, no será necesario desplazarnos con ella para llenarla o vaciarla, ya que podemos hacerlo todo desde el cuarto de baño.

Por su parte, las hamacas de baño están hechas para que el bebé mantenga una posición sentada y no resbale dentro del agua. Estas bañeras son una versión con extra de seguridad de las bañeras portátiles que se acoplan con ventosas, dirigidas a los recién nacidos que se sienten inquietos durante el baño.

Las bañeras inflables son otra opción que hay que tener en cuenta si disponemos de poco espacio. Son fáciles de lavar y guardar. Están fabricadas con materiales resistentes e hipoalergénicos, manteniendo la seguridad de tu bebé.

Por último, para bebés que ya pueden mantenerse sentados, existen bañeras que se acoplan tanto al plato de ducha por su tamaño cuadrado como a la bañera convencional mediante una barrera. Siempre pensando en la seguridad del bebé y en su confort.