¿Seré una buena madre? Múltiples interrogantes

Ser una buena madre. La llegada de la maternidad y sus múltiples interrogantes

¿Seré una buena madre?. La mayoría de las mujeres, incluso aquellas que desean con todas sus fuerzas ser mamá, pueden experimentar cierta ansiedad ante la idea de ser madre. Traer un hijo a este mundo es como dar un salto a lo desconocido. Y ésto llega a asustar, sobre todo, si se trata de tu primer hijo.

buena madre

Cuando se tiene el primer hijo es frecuente que aparezcan preguntas como: ¿seré una buena madre?, ¿sabré arreglármelas bien con el pequeño?, ¿cómo sabré qué necesita mi hijo?, ¿voy a quererlo?.  Estas y otras preguntas aparecen desde que se hace realidad el deseo de ser madre, al conocer que estamos embarazadas. Y surgen con más frecuencia cuando se aproxima el día del nacimiento de la criatura. Si eres una futura mamá seguro que te sientes identificada con esta situación y en algún momento te has hecho estas preguntas.

Ser una buena madre o una madre “suficientemente buena”

Querer ser una buena madre es una cuestión que nos preocupa porque queremos proporcionar a nuestro futuro hijo los mejores cuidados y atenciones. Y sabemos que es nuestra responsabilidad proporcionárselos. Pero debemos ser conscientes de nuestras limitaciones y aceptar que la madre perfecta no existe. Esto nos ayudará a superar la angustia que puede generar una incipiente maternidad.

El pediatra y psicoanalista Donald Winnicott acuño el concepto de madre “suficientemente buena” frente al de buena madre como madre perfecta, partiendo de una premisa: la perfección no existe en esta tarea, es tan solo un ideal.  El Dr. Winnicott demostró que reconocer nuestros propios límites y aceptar nuestros sentimientos ambiguos ante la llegada de la maternidad nos ayuda a ser más sensibles ante las necesidades de nuestros futuros hijos y, en consecuencia, a ser una buena madre. El doctor explica que ser una madre “suficientemente buena” es ser una madre capaz de cuidar a sus hijos, con una base afectiva sólida, que te permitirá cubrir todas las necesidades de tu bebé. 

Nueve meses para aprender a confiar en ti y en tu nuevo rol de mamá

buena-madre-2La experiencia de aquellas madres que ya han superado esta etapa, te confirmarán que una vez que tienes a tu hijo en brazos y, sin saber como, aparece esa capacidad de buena madre. Es decir, esa capacidad para saber detectar y satisfacer sus necesidades. No debes agobiarte, el deseo de perfección absoluta puede ser tu enemigo. No puedes tenerlo todo bajo control, debes dejar que la naturaleza siga su curso y ser consciente de tus limitaciones. Durante la gestación  aprenderás muchas cosas sobre ti misma y, poco a poco, estas cosas y los sentimientos que irán emergiendo en este periodo,  te acercarán al pequeño que llevas dentro.

Con la llegada de tu hijo descubrirás tu nueva condición de madre y, sin darte cuenta, te convertirás en una buena madre o como el psicoanalista Winnicott acuñó en una “madre suficientemente buena”.