Ventajas del uso del sacaleches

Los tiempos han cambiado. Vivimos en un mundo de prisas y estrés, en el que tenemos que estar en 10 sitios al mismo tiempo y además sacar tiempo para nuestro ocio, la casa… La llegada de un bebé complica aún más el tema, ya que requieren atención constante. Sin embargo, nuestros bebés merecen todo nuestro tiempo y más. Pero si queremos poder hacer más cosas además de cuidarlo hemos de reinventarnos.

Precisamente para poder compaginar el cuidado y alimentación de nuestro bebé con el trepidante ritmo del mundo moderno la ayuda de un sacaleches nos viene estupendamente. Veamos qué ventajas posee frente a la lactancia natural.

En primer lugar, la comodidad de poder alimentar a nuestro hijo en cualquier momento y lugar, sin tener que soportar miradas indiscretas y con la comodidad del biberón. Por supuesto que una madre debe poder alimentar a su hijo en cualquier momento y lugar, pero habiendo extraído la leche previamente nos podemos evitar pasar por un momento incómodo o sencillamente no pasar más frío del estrictamente necesario. Además, de esta manera podemos tener leche “en reserva” por si en algún momento nuestro bebé no se queda del todo satisfecho. En el momento de volver a la actividad laboral (sobre todo en las primeras semanas) un sacaleches nos vendrá genial para que el padre o los abuelos puedan encargarse de alimentar a nuestro hijo sin complicaciones. Con un calientabiberones de bebe no tendremos ningún problema en darle su leche a la temperatura perfecta en cualquier lugar.

En segundo lugar, un sacaleches puede ayudar mucho con los problemas originados por los pezones doloridos, sobre todo en bebés prematuros. La succión originada por el sacaleches es mucho más suave que la realizada por el niño. Y si en algún momento debemos dejar de dar de mamar de manera temporal (por un viaje o debido a la toma de algún medicamento) podemos utilizar el sacaleches para no dejar de producir el preciado líquido. Cuando queramos volver a la lactancia el ciclo no se habrá “cortado” dejándonos sin leche en el proceso.

También es extremadamente útil para aliviar senos congestionados: extrayendo algo de leche con el aparato podremos descongestionar el seno y facilitar su posterior salida, además de evitar gran parte del dolor producido por unos senos congestionados.

Por último, y sobre todo durante los primeros días de vida de nuestro bebé, es importante estimular la lactancia si la criatura no tiene una succión muy eficiente. Gracias al sacaleches podremos lograr estimular la succión y lograr que se alimente de manera correcta.