Yo solito. Fomente la autonomía de su bebé

Yo solito. Estimule la autonomía e independencia de su bebé

yo solitoSi su hijo ya ha cumplido un añito, pronto empezará a escuchar aquello de: yo solito, tú no. Hasta ahora usted ha tenido que hacer todo a su bebé: vestirlo, darle de comer y asearlo. Pero sin darse cuenta, su hijo ha crecido y ha adquirido nuevas habilidades que le permiten realizar algunas de estas tareas por si solo, aunque durante el proceso de aprendizaje, los resultados no serán igual de satisfactorios que cuando realizaba usted dichas tareas.

Durante el primer año de vida de su hijo se producen grandes saltos madurativos, propios del crecimiento. En esta etapa su hijo aprenderá a desplazarse, bien a gatas o andando. De forma simultánea, comenzará a ser más curioso. Cogerá todo lo que esté a su alrededor y tratará de descubrir qué es mediante el tacto, el gusto o cogiendo los objetos y tirándolos al suelo. En la etapa de los 1 a los 2 años y en la de los 2 a los 3 observará cambios evolutivos muy importantes que le sorprenderán; principalmente en su capacidad motora y en su lenguaje. Estos cambios irán asociados a modificaciones en su comportamiento. Observará que su hijo empieza a ser más autónomo e independiente en su día a día. Su hijo empezará a reclamar espacios propios y querrá realizar determinadas acciones el solo. En este momento, y siempre que esos cometidos no entrañen peligro, es aconsejable permitir a los niños realizar dichas tareas. Esto forma parte de su crecimiento. Y obstaculizar su iniciativa puede tener consecuencias negativas en su evolución y desarrollo.

¿Qué puedo hacer yo solito de los 1 a los 2 años?

Los padres siempre queremos proteger a nuestros hijos, y por ello, en ocasiones, cometemos el error de no dejar hacer a nuestros hijos cosas que podrían hacer ellos solos, porque creemos que no podrán hacerlo o que no lo harán bien. En ocasiones, es la prisa que llevamos, o el hecho de que no se ensucien o no manchen algo que está limpio y no queremos volver a limpiar. Otras veces, simplemente no sabemos qué debemos permitir y qué no. Pero es conveniente dejarles hacer ya que resulta beneficioso para su desarrollo.


yo solitoEntre los 1 y los 2 años los niños ya pueden comenzar a hacer solitos muchas cosas. Si al realizar algunas de las acciones que exponemos a continuación escucha a su hijo decir: quiero yo solito, es conveniente dejar que el niño lo haga por si mismo. Aunque al hacerlo, no le salga bien y se enfade y se frustre ¡No se preocupe por eso!

 

yo solitoEntre los 1 y los 2 años ya pueden moverse con autonomía de un lugar a otro,  quitarse algunas prendas básicas de ropa: como los calcetines o incluso el abrigo; pueden recoger juguetes, ir al orinal a hacer pipí, tomar un biberón , beber agua de su vasito de aprendizaje o coger una cuchara para tomarse una sopa o un puré, aunque probablemente se manchen mucho. La solución no está en darle de comer nosotros, si no en ayudarles a hacerlo por si solos, proporcionándoles por ejemplo: unos cubiertos adecuados, que pueda asir con facilidad; o en cubrir su ropa con baberos especiales.

De los 2 a los 3 años puedo hacer más cosas yo solito

A partir de los dos años será más constante escuchar aquello de: yo solito, tú no y como resultado de esas ansias de autonomía e independencia aparecerán más rabietas y frustraciones que en la etapa anterior.

A partir de esta edad es completamente normal que quieran quitarse la ropa ellos solos, aunque tendrá que armarse de paciencia porque tardarán mucho más que si usted lo hiciera. También querrán ponerse cosas ellos solos, como: yo solitolos calcetines, el gorro o incluso el abrigo. Enséñele a hacerlo, pero no se lo ponga usted ¡Confíe en él! Tardará pero lo logrará y cuando lo consiga se sentirá muy satisfecho consigo mismo.

A esta edad tienen capacidad para lavarse las manos y para utilizar con mayor destreza los vasos, cucharas y tenedores ¡Pueden hacerlo! Su desarrollo motor lo permite. Ahora bien, ensuciarán su ropa, mancharán el baño y la silla donde estén sentados. Es una etapa de su aprendizaje que tienen este tipo de consecuencias.

Ayude a su hijo a crecer y madurar y fomente su autoestima

yo solitoTodos los niños necesitan protección y cuidados pero también autonomía e independencia. Como padres debemos aprender a promover ambas, para que nuestro hijo alcance un correcto desarrollo madurativo. Los padres o cuidadores tendemos a sobreproteger a nuestros pequeños. Pero si queremos que su desarrollo madurativo sea apropiado, debemos permitir que realicen cosas por si solos. Por el contrario, si no lo hacemos, generaremos inseguridades y miedos en los niños. Se convertirán en niños con poca tolerancia a la frustración y con baja autoestima, al no alcanzar méritos propios. Además, acabarán acomodándose y cuando sean más mayores no querrán hacer cosas por si solos.

Ayude a su hijo a crecer. En esta etapa ármese de paciencia, prepárese para trabajar el doble al tener que reparar y limpiar lo que ellos estropeen o ensucien durante su aprendizaje. Elogie sus éxitos y ayúdale a aprender de sus propios errores,  permitiendo que su hijo haga cosas por si mismo.  Fomente y estimule esta etapa y estará beneficiando a su hijo.